La matriz de Cementos Cosmos multiplica por siete sus beneficios

stop

El área de cemento del grupo Votorantim, propietario del holding gallego Corporación Noroeste, aportó el 46% de los ingresos con casi 12.000 millones

Planta de Cementos Cosmos en Oural | Cementos Cosmos

en A Coruña, 26 de abril de 2015 (05:57 CET)

El propietario de Cementos Cosmos ha cerrado un ejercicio de lo más provechoso. El gigante brasileño Votorantim, que compró a la portuguesa Cimpor todos los activos englobados en Corporación Noroeste y los agrupó en un holding con sede en Vigo, ha multiplicado por siete su beneficio neto en 2014. Ganó 529 millones de euros, frente a los 74 millones del año anterior.

La compañía, uno de los mayores conglomerados empresariales de América Latina, con intereses en el sector financiero, la minería, lo metales o el sector inmobiliario, alcanzó unos ingresos de 28.100 millones, un 7% más que en 2013.

Como es habitual, el área de cementos fue la que más aportó a la cifra de negocio suponiendo casi el 46% de los ingresos.

Los cementos

En España, Votorantim controla desde la adquisición de Corporación Noroeste una veintena de sociedades relacionadas con sus cementeras, básicamente, empresas de morteros, hormigones y áridos También tiene bajo su tutela las dos fábricas andaluzas y los centros de Sarria y Toral de los Vados, en León.

La compañía esperaba que la demanda de cemento, muy devaluada por la crisis de la construcción, aumentase en Europa por primera vez en muchos años en la segunda mitad de 2014 y comenzase una escalada a partir de ese año. Los problemas para colocar el producto en el mercado habían pasado factura a la propia Cementos Cosmos, que emprendió una reestructuración y dejó en minimos de actividad a la planta gallega.

Votorantim controla 60 fábricas de cemento, áridos y producción de mortero, 70 centros de distribución y cerca de 100 centros de producción de hormigón en todo el mundo.

Todos los negocios crecen

El resto de áreas del grupo también creció. En el negocio de aluminio, los ingresos se elevaron un 6% gracias al incremento de precios en el producto final y a la venta de energía sobrante, según explicó Votorantim.

Votorantim metales, por su parte, elevó un 5% sus ingresos. La compañía afronta, pese a todo, varios litigios por cuantías millonarias en Brasil que están todavía pendientes de resolución. En Galicia también tiene problemas, aunque no de tipo económico. La explotación de la cantera de caliza de Vilavella, en el Ayuntamiento lucense de Triacastela, ha generado una gran contestación política y social por el daño que causa al yacimiento arqueológico de Cova de Eirós y por el impacto visual en el Camino de Santiago.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad