La letra pequeña de la millonaria demanda contra Zara por discriminación en EE UU

stop

DEMANDA MILLONARIA

El ex directivo de Zara Ian Miller, sobre una recreación del edificio de Zara adquirido en el Soho de Nueva York

A Coruña, 10 de junio de 2015 (23:47 CET)

Son unos doscientos folios los que ocupa una demanda preparada a conciencia en la que nada se ha dejado al azar y que está firmada por uno de los más prestigiosos bufetes de abogados de Nueva York, Sanford Heisler Kimpel, especializado en casos de discriminación laboral. Es, probablemente, la acción judicial de mayor cuantía que ha recibido hasta ahora Inditex por parte de un directivo: nada menos que unos 35 millones de euros son los que reclama Ian Jack Miller, anterior responsable jurídico de la filial norteamericana de Zara. El motivo, discriminación laboral por ser "judío", "estadounidense", y "homosexual". Mal asunto si, además, se solicita una vista con jurado en los tribunales de Nueva York.

La demanda está firmada por el director del bufete, David Sanford, que se ha implicado directamente en el caso, y va dirigida contra Zara USA, su gerente, Dilip Patel, y su anterior consejero delegado, Moisés Costas. El nombre de Amancio Ortega sale a relucir en numerosas páginas, según los datos recabados en el propio despacho que representa a Ian Jack Miller, el ejecutivo que estuvo al frente de la operación de compra del edificio del Soho neoyorkino, por ejemplo, una de las últimas iniciativas lideradas por la compañía en EEUU.

"Amigos" de Ortega

La demanda alega que Zara "favorece a los empleados que son españoles y cristianos, como Amancio Ortega". "Un ejemplo es el consejero delegado de Zara EEUU, un amigo personal cercano de Ortega que está acusado de denigrar a los propietarios judíos y promotores inmobiliarios judíos que trabajan para Zara, y que en repetidas ocasiones se hace referencia a ellos a sus espaldas simplemente como los judíos", señala el bufete.

La demanda presentada por el anterior responsable jurídico, que estuvo siete años en la compañía, alega que "los altos ejecutivos y confidentes de Amancio Ortega acosaron ​al señor Miller por correo electrónico con imágenes pornográficas, hablando sobre el tamaño del pene, y presumiendo de hazañas sexuales con sus subordinadas", así como intercambiando información sobre "las prostitutas que visitan durante los viajes de trabajo".

Correos racistas

En la demanda también se describe como "los altos ejecutivos de Zara intercambian regularmente correos electrónicos racistas, incluyendo mensajes que retratan a Michelle Obama sirviendo pollo frito" y correos electrónicos que representan Barack Obama relacionado con el Ku Klux Klan.

"El señor Miller no es parte del grupo demográfico favorecido en Zara", asegura David Sanford, el abogado del anterior director jurídico de la filial norteamericana. "Debido al estatus marginado del señor Miller, alegamos que Zara ignoró su brillante desempeño laboral, marginó su rol en la compañía, y le ofreció primas inferiores en comparación a otros empleados que sí pertenecían al perfil preferido por la compañía. Esta campaña de discriminación culminó en el despido discriminatorio" del ejecutivo, mantiene David Sanford, director del bufete.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad