La juez retira el pasaporte a los capos de la red ilegal de venta de coches de lujo

stop

La policía detecta que la organización estaba a punto de entregar otros 90 vehículos de alta gama 'libres' de impuestos

Entrada de la ciudad judicial de Barcelona | EFE

12 de noviembre de 2014 (19:32 CET)

La juez que instruye el caso contra una organización criminal que se dedicaba a la venta en España de coches de lujo libres de impuestos ha decidido tomar medidas contra los capos de la trama corrupta. La titular de Instrucción 12 de Barcelona, Carmen Suárez, ha retirado los pasaportes a los ciudadanos británicos Christopher M. D. y Michael D. M. Ambos deberán comparecer cada 15 días ante la magistrada para certificar que no abandonan el país.

La investigación ha concluido que ambos eran los responsables de falsificar la documentación de vehículos de alta gama que se vendían con un ahorro de casi el 43% sobre el precio de mercado habitual. La diferencia en el coste se explica por el ahorro de tasas y aranceles de importación.

Los coches se adquirían en países fuera de la Unión Europea y se introducían en España de forma ilegal. Las operaciones empezaron en 2009 e incluyan especialmente marcas como Ferrari, Porsche o Mercedes.

Implicación de los compradores

Los dos ciudadanos británicos están acusados de contrabando, falsedad documental y delito fiscal. La juez Suárez ha decidido no aplicar ninguna medida cautelar a los otros 50 imputados en la causa.

Algunos de ellos son compradores, ya que la magistrada tiene indicios de que en algunas operaciones los implicados en la trama les habían informado de que la rebaja en el precio se debía a la burla de las obligaciones fiscales. Por lo que también serían cómplices de los presuntos delitos.

Expedientes incautados

El ingente número de implicados en la red puede crecer. La policía incautó expedientes de otros 90 vehículos de lujo que se iban a entregar en los próximos días. La documentación se interceptó en los registros que realizaron en los domicilios particulares de los dos ciudadanos británicos y los de algunos de sus familiares.

Trabajan conjuntamente en el caso agentes especiales de la UCRIF (Grupo de Extranjería del Cuerpo Nacional de Policía), el Servicio de Vigilancia Aduanera e inspectores de la Agencia Tributaria. Ahora, tratan de identificar a los compradores que desde varios países y a través de Internet se ponían en contacto con la trama para adquirir algún vehículo de lujo.

Las autoridades calculan que habrá más de 400 compradores implicados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad