La inmobiliaria del arquitecto Joaquín Torres entra en liquidación

stop

El empresario, conocido por sus diseños de casas para famosos, es incapaz de levantar el concurso de A-Cero Inmobiliaria, castigada por los impagos de sus clientes

Joaquín Torres junto a uno de sus diseños

29 de julio de 2014 (01:44 CET)

Los ricos también lloran. Y los arquitectos de los ricos igual. Joaquín Torres, conocido por diseñar las casas de Raúl, Cristiano Ronaldo, Penélope Cruz, Enrique Ponce o el propio Amancio Ortega, entre otros, ha chocado de frente con el ladrillo y sus negocios en territorio español, como los de cualquier otro, se resienten. La crisis no tiene miramientos y menos cuando se trata de explotar la burbuja inmobiliaria.

La sociedad de Torres, A-Cero inmobiliaria, Joaquín Torres Arquitectos SL, con domicilio en A Coruña, solicitó el concurso de acreedores a comienzos de año, cuando acumulaba impagos por un valor cercano a los diez millones de euros, según lamentó el mediático arquitecto. No ha sobrevivido a la desventura. El titular del Juzgado de lo Mercantil número 2 de A Coruña decretó el 20 de junio la apertura de la fase de liquidación, cesando a Torres como administrador único de la sociedad y declarando la disolución de la misma, según consta en el Registro Mercantil.

El estudio sigue en pie



A pesar de compartir nombre con el popular estudio de arquitectura A-Cero, joya de la corona en el conglomerado empresarial de Torres, la inmobiliaria coruñesa es una empresa separada, independiente y de pequeño tamaño, según manifestó el hasta hace poco administrador único de la firma.
 
 
El hombre que diseñó La Finca, la urbanización madrileña que conquistó a media plantilla del Real Madrid, entre ellos, Benzema, Bale, Sergio Ramos, Di María, Pepe o Arbeloa, apuntó en una entrevista a ABC que buena parte de la deuda pendiente de cobrar fue contraída por Procisa, una empresa de la familia Cereceda, antiguos socios de Torres con los que acabó de la peor manera.

Desde hace tiempo el arquitecto concentra su desarrollo profesional lejos de tierras españolas, dando un vuelco a su cartera de negocio, que se concentra ya en un 50% en el extranjero. En el catálogo no solo hay casas, sino urbanizaciones, oficinas, rascacielos y trabajos de interiorismo y decoración.

Torres y A Coruña


La relación de Torres con A Coruña es clave. En la ciudad herculina se formó y fundó su primer estudio junto a Rafael Llamazares, la otra pata que sostiene A-Cero. Tras el salto a Madrid y el boom de la Finca, los diseños de Torres llegaron a Vietnam, Rusia o Sudamérica, entre otros territorios. Pero en la ciudad gallega mantuvo su estudio y pagaba la nómina a cerca de 25 empleados.

Según consta en el Registro Mercantil, en A Coruña fundó cerca de una decena de sociedades, la mayoría dedicadas a la promoción inmobiliaria o a la asesoría arquitectónica. En los últimos años, cuatro de ellos fueron liquidadas, a las que ahora se sumará A-Cero Inmobiliaria.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad