La informática 'en la nube' mejorará la competitividad de las pymes

stop

TECNOLOGÍA

Jordi Torres, catedrático de la UPC

20 de julio de 2011 (12:46 CET)

La aparición de la conocida como “informática en la nube” abre todo un campo de posibilidades para las pyme que antes solo podían permitirse las grandes empresas. Esta es la tesis que defiende Jordi Torres, catedrático de supercomputación (FIB-UPC), y experto en nuevas tecnologías.
Haciendo un símil futbolístico, lo que realmente ofrece a la pequeña y mediana empresa la nube en Internet es jugar en la misma liga que las grandes compañías, informa Tecnonews.

Herramientas robustas y baratas

Un ejemplo del uso de las nuevas posibilidades es que con la computación en la nube una pequeña empresa podrá dotarse de un e-mail o de herramientas de gestión tan robustas y ágiles como los que hasta ahora solo se podía pagar una gran corporación. Otro elemento a considerar es que el uso de estas técnicas permitirá a las pymes convertir los gastos fijos en variables. Todo ello le permitirá conocer mejor los costes de cada producto y al mismo tiempo minimizar los riesgos financieros en el lanzamiento de nuevos servicios o nuevos desarrollos.

Torres es autor del libro: Empresas en la nube, ventajas y retos del Cloud Computing . Su tesis es que a partir del nuevo paradigma, la informática se convierte en un servicio más, como la luz, el agua o el gas. Es decir, con las nuevas funcionalidades, las empresas y también los particulares solo tienen que conectarse a la red para obtener todos los servicios que se necesitan. A pesar de ello, según manifestó a Tecnonews, el nuevo mecanismo de computación presenta algunos retos como los relacionados con seguridad y la privacidad de los datos que se depositen en la referida nube. Algunas de las propuestas planteadas por Torres para solucionar los retos citados son las conocidas como “nubes privadas” y “federación de nubes”.

El autor del libro descarta que todas las empresas deban adoptar la nueva tecnología de uso virtual de programas informáticos o de depósito de datos en Internet. No obstante, afirma que estas nuevas herramientas estarán plenamente a disposición de las pequeñas empresas en un lapso muy corto de tiempo y que su presencia no hará más que aumentar. En todo caso son las empresas las que han de decir si quieren adaptarse a esta novedad o no. En este sentido, Torres admite que habrá empresas que no quieran optar por esta nueva tecnología, igual que pasó con la aparición de los ordenadores. “Cada uno deberá decidir”, afirma.

No obstante, la computación en la nube también suscita preguntas, como: ¿Es esta tecnología suficientemente potente? . ¿es suficientemente segura?, ¿es una tecnología suficientemente manejable para una pyme?. Son cuestiones que se plantean en este momento y que muestran que se está en una encrucijada
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad