Amancio Ortega, fundador de Inditex, junto a los candidatos a la presidencia argentina, Mauricio Macri y Alberto Fernández

La inflación argentina cuesta 5 millones a Inditex (y vienen curvas)

Inditex lidera, junto a Nueva Pescanova, Copasa o San José, el grupo de empresas gallegas más expuestas a los vaivenes políticos en Argentina

El terremoto en la política argentina sacude a un buen número de empresas gallegas. La victoria del kirchnerista Alberto Fernández sobre Mauricio Macri (con un 47% de los votos frente al 32%) en las primarias ha sacudido los mercados financieros del país sudamericano.

Pese al tímido rebote de ayer, el principal índice bursátil argentino (el Merval) se ha dejado el 31,5% de su valor desde las primarias de este domingo, mientras que el peso argentino se desploma un 18,3% en apenas tres jornadas y avanza con acelerar la espiral inflacionaria que en la que lleva instalada la economía del país durante décadas.

La factura argentina para Inditex

El mandato de Macri ha estado marcado por las subidas de los tipos de interés marcadas por el Banco Central de Argentina con los que se buscaba atraer inversiones extranjeras y contener una inflación que, pese a todo, rondaba el 53% interanual el pasado mes de mayo y que causó el año pasado causó un roto de 5,3 millones a Inditex.

Así lo estima la propia compañía en sus cuentas anuales del ejercicio 2018, en los que constata el golpe de la inflación a su negocio en un país en el que opera a través de 11 establecimientos de Zara.

Esta particular factura que Argentina pasa a Inditex podría aumentar su cuantía en este 2019 de la mano de la fuerte depreciación del peso, que provoca que las empresas argentinas vendan más barato al exterior a cambio de pagar más por las importaciones. Unos mayores costes que previsiblemente se trasladarán a los precios, dando más mecha a la espiral inflacionaria que padece el país.

De Pescanova a las ITV

Las turbulencias políticas y económicas de Argentina se ciernen también sobre las pesqueras viguesas que operan buques bajo bandera argentina y que cuentan con plantas de procesado en el país sudamericano, como es el caso de Nueva Pescanova, Profand, Iberconsa (recientemente adquirida por el fondo Platinum Equity) o Fandicosta, que despliegan sus flotas por aguas argentinas para faenar merluza, calamares o langostinos.

La crisis en Argentina también coge a contrapié a dos constructoras gallegas. Se trata de San José, que promueve 20.500 viviendas en el barrio bonaerense de la Matanza, y de Copasa, que se adjudicó en un consorcio junto a las locales Helport, Panedile y Eleprint las obras de construcción y mantenimiento de las autopistas que unen Rosario con las ciudades de Córdoba y Campana, en un contrato valorado 2.456 millones de dólares (unos 2.150 millones de euros).

Por su parte, Applus, la empresa que en 2017 tomó el control de las ITV gallegas tras la compra de Supervisión y Control, cuenta con más de 120 trabajadores en suelo argentino, en donde el pasado mes de marzo recibió un nuevo espaldarazo al hacerse con concesión para operar y revisar el servicio de taxis y vehículos comerciales en Buenos Aires.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad