La incineradora de O Irixo amenaza a los cultivos ecológicos

stop

El ganadero Alberte Lamazares cuenta como el proyecto de la 'Sogama del Sur' trastocará los altos controles de calidad de estas explotaciones

Alberte Lamazares, ganadero

16 de abril de 2012 (21:07 CET)

La pretensión de la Xunta de poner en funcionamiento una incineradora de residuos sólidos en O Irixo (Ourense) podría afectar de forma grave a las explotaciones de agricultura ecológica, un mercado en expansión en la comunidad gallega. Así lo reivindican numerosos colectivos relacionados con el agro.

Diversos informes sostienen que las dioxinas que genere la planta de O Irixo se expandirán un radio de 30 kilómetros a la redonda. Ganaderos y agricultores sostienen que estas partículas afectarán de forma drástica a sus producciones, que pueden perder sus estándares de calidad.

Así lo asegura, por ejemplo, Alberte Lamazares, un joven ganadero que trabaja en una explotación láctea junto a sus padres en el ayuntamiento de Rodeiro. Lamazares tiene claro que la planta de O Irixo puede ser el golpe de gracia a un sector muy importante en la economía de la zona.

Pérdida de calidad

“Mi explotación está a unos 40 kilómetros de la zona en la que se instalaría la incineradora. Además de la mía, hay muchas otras que se encuentran, de lleno, en ese perímetro de 30 kilómetros en el que hay más riesgo”, comenta el ganadero. “El gran problema se encuentra en la dioxinas que genera la planta de incineración. Está demostrado que son partículas bioacumulativas que, en el caso de las explotaciones lácteas, tendrán repercusión en la calidad de la leche”, explica.

“Una explotación que se dedique a la producción ecológica vive, precisamente, de ofrecer un producto de mayor calidad, y esto lo único que hará será menguar esos estándares”, asegura para añadir que, en el caso de los productores de carne ecológica las dioxinas de la incineradora se acumularán en la grasa de los animales.

Negocio en expansión

Lamazares, al igual que otros muchos ganaderos y agricultores de la comarca, reivindica la producción ecológica como una forma de luchar contra la tiranía comercial de las grandes empresas y ofertar un producto diferenciado. “Estamos intentando caminar hacia otro modelo, uno basado en la mayor calidad de los productos, lo que nos permite ser más dueños de ellos mismos y no estar bajo la tiranía de las grandes empresas. Aquí hay muchos productores ecológicos de leche, de quesos o de yogurt”, cuenta.

El agricultor destaca que, si bien esta producción alcanza un precio mayor en el mercado, está sujeta a unos controles de calidad muy estrictos. “No sabemos que pasará finalmente con la incineradora pero, por si acaso, las autoridades ya nos han comunicado que va a haber más controles”, advierte.

Movilización

El proyecto de la Xunta conocido como la 'Sogama del sur' tiene numerosos frentes abiertos, entre la oposición de grupos ecológicos, diversos colectivos y algunos alcaldes. El próximo día 22 el ayuntamiento de Lalín acogerá una nueva protesta en contra de la incineradora. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad