La huelga en una oficina de Correos en Vigo hace que se acumulen 500.000 envíos

stop

Después de 13 despidos, los 39 trabajadores restantes tienen que repartir cada uno “sobre 1.700” cartas diarias

Manifestación de los trabajadores de Correos

18 de junio de 2012 (19:39 CET)

La crisis hace tiempo que destapó la caja de los recortes y, estos, en la mayoría de los casos acabaron derivando en problemas para el grueso de la sociedad. Estos días, en la oficina de correos de la Plaza de Compostela, en Vigo, se acumulan entre 480.000 y 500.000 envíos que, por el momento no van a llegar a su destino debido a los paros parciales que mantiene el personal, en protesta por los despidos que la empresa ha aplicado.

La oficina de correos de la Plaza de Compostela es de las que más trabajo tienen en la ciudad olívica. Lleva la correspondencia de cuatro distritos distintos. En ella trabajaban 52 personas, aunque Correos decidió aplicar ajustes y echar a la calle a 13 empleados. Según denuncian los trabajadores estos despidos no tienen razón de ser, ya que la carga de trabajo es inasumible.

Carga de trabajo inasumible

Según asegura Antonio García, responsable comarcal de la CIG en Correos, con la plantilla al completo cada trabajador repartía unos 800 envíos ordinarios cada día. Ahora, con la rebaja de personal, las cuentas no salen. “Es inasumible tener que hacer unos 1.700 envíos diarios, sobre todo porque tienes que ir a zonas en las que antes no trabajabas, que ahora tendrás que asumir”, explica.

Con la determinación de evitar los despidos de sus compañeros, el pasado 4 de junio, en la oficina de Plaza de Compostela iniciaron paros de media jornada. La correspondencia se fue acumulando en un mes muy importante, en el que hay muchas notificaciones, sin ir más lejos, del Ministerio de Hacienda.

Mes de muchas notificaciones

“No podemos hacer otra cosa, porque la carga de trabajo no se puede llevar a cabo. Sólo pedimos que la empresa se siente a hablar con nosotros, pero ni eso. No recibimos ni una palabra”, explica García, quien comenta que los vecinos ya se han acercado a preguntar por sus cartas.

“Viene gente que necesita una carta del Risga por la renta de integración social, de citas médicas o de los borradores de la declaración de la renta. Sabemos que esto es un transtorno muy grande, pero intentamos que no se nos criminalice a nosotros, sólo queremos que la empresa nos atienda”, explica.

Crisis de ansiedad entre los empleados

Si la cosa sigue como hasta ahora, el próximo día 22 el paro se recrudecerá, pues se pasará a huelga de jornada completa hasta final de mes. Esperan que no se llegue a esa situación ya que podría provocar un colapso de envíos.

Explican los trabajadores que Correos ha estado elaborando un estudio sobre la oficina viguesa, por lo que enviaron a personal a controlar el trabajo de los empleados. Eso derivó en que el pasado viernes, cuatro de ellos tuviesen que necesitar de atención médica. “Tuvimos que llamar al 061 por las crisis de ansiedad que se derivaron del control bajo el que nos tiene la empresa. Hubo quien no llevó bien tener a una persona todo el día en la espalda analizando tu trabajo”, explica.

Para los empleados, todos estos movimientos por parte de Correos no son más que el inicio de un “intento de privatización de la compañía”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad