Imagen de archivo de un establecimiento hostelero en tiempos del Covid-19

La hostelería gallega, contra su cierre: “Es un tiro en la sien”

El sector arremete contra el cierre de la hostelería en 60 concellos gallegos y exige "un plan de rescate" para minimizar las quiebras

Los hosteleros gallegos se plantan contra la nueva batería de restricciones de la Xunta de Galicia. Representantes del sector califican como una “bomba” y un “disparo en la sien” la decisión del Gobierno gallego de limitar su actividad a la preparación de comida para llevar en 60 concellos (entre ellos las siete grandes ciudades) como consecuencia de la propagación del coronavirus.

La hostelería acoge con “enfado” unas medidas que califica Lois Lopes, directivo de la Asociación de Hostelería de Santiago de Compostela, tacha de “desproporcionada” al entender que Galicia "es la cuarta comunidad por la cola en incidencia acumulada".

"La situación es límite, el sector está ahogado", expone, a su vez, el presidente de la Federación Provincial de Hostelería de Pontevedra, César Ballesteros, que asegura que esta decisión agrava la crisis que venía sufriendo la hostelería durante los últimos meses y que, a su vez, reprocha a las administraciones estar "mirando para otro lado".

"Un plan de rescate"

Según el representante de los hosteleros de Santiago, el sector necesita "un plan de rescate", en línea con lo que manifiesta también el presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería de A Coruña, Héctor Cañete. "Necesitamos conocer las ayudas, siempre estamos dispuestos a ayudar, pero a la Xunta le pedimos el mismo sacrifico en ayudas que apoyen al sector", asegura. Al respecto, César Ballesteros recalca, a su vez, que, a nivel legislativo, no se han recogido "los daños" que estas medidas implican para el sector.

Y es que los hosteleros tendrán que seguir pagando los alquileres, a lo que suma el pago del IBI, "que ha subido un 4%". "Nadie dice que estés exonerado en el pago de la cotización a la Seguridad Social", critica, antes de alertar de que en Galicia a final de año "el 30% de los negocios cerrarán". "Solo en Pontevedra, son 10.000 trabajadores a la calle", advierte.

Las nuevas restricciones de la Xunta se topan con una cacerolada programada para las 20.00 horas de este miércoles en Santiago, mientras que para Vigo y Pontevedra hay una protesta prevista para el viernes, con caravana de coches. "Los ánimos están muy caldeados", reconoce a este respecto el presidente de los hosteleros coruñeses que no descarta movilizaciones más contundentes, tras la que protagoniza este sector en la ciudad herculina esta semana.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad