César Alierta, presidente de Telefónica

 La 'guerra de precios' está servida con la rebaja de las tarifas entre compañías

stop

COSTE DE LAS LLAMADAS

02 de diciembre de 2011 (16:47 CET)

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) ha hecho un anuncio este viernes que "debería tener un efecto en los precios finales en el medio plazo", según fuentse del organismo con sede en Barcelona. Ha propuesto reducir hasta en un 80% el precio de terminación de los operadores móviles, es decir las tarifas fijas que las compañías telefónicas se cobran entre sí cuando una utiliza la red de otra.

Estas tarifas son unos costes fijos que, por ejemplo, Movistar cobra a Yoigo cuando la llamada se hace de un número Yoigo a uno Movistar, y que no se cobra si los números que envían y reciben la llamada son de la misma compañía. En España este "precio de terminación" es de los más altos de los grandes países de la Unión Europea, con Francia, Alemania, Portugal o Reino Unido por debajo.

La CMT ha anunciado este viernes su intención de bajar nada menos que un 80% el coste medio de esta tarifa, desde los 4,98 céntimos de media por minuto y llamada hasta 1,08 céntimos. Sería una caída gradual de aquí al año 2013, cuando la Comisión Europea tiene la intención de que converjan las tarifas de terminación de todos los países de la UE.

'Guerra de precios'

Fuentes de la CMT han confirmado a Economía Digital que, si bien luego dependería de las compañías repercutir esta bajada o no en los usuarios, la tarifa de terminación supone gran parte del coste que el usuario termina pagando. Por lo que una bajada obligatoria de los precios mayoristas deberá tirar hacia abajo de los precios que paga el usuario final en un mercado liberalizado. La 'guerra de precios' tan beneficiosa para el consumidor puede estar asegurada si no hay concertación entre compañías.

Además, las propias compañías tampoco tienen por qué estar en contra de esta rebaja. Según la CMT, "a todos les beneficia y perjudica por igual" ya que los precios mayoristas se los cobran unas a otras, si bien las que tienen un mayor número de líneas (en este caso, Movistar) salen más beneficiadas pues son las que más veces cobran el "peaje". 

Bueno para la inflación

Por poner un ejemplo, Yoigo tiene tarifas como "la del 6" en la que el coste de la llamada son seis céntimos por minuto. Si es una llamada a un teléfono de otra compañía, de esos seis céntimos cinco van a parar a pagar el peaje de la tarifa de terminación. Por lo que el margen de bajada de sus precios es mínimo, si bien luego se compensa con las llamadas en las que no hay tarifa de terminación (las que se producen al mismo operador). Cuando estos costes fijos se reduzcan, un mercado más o menos liberalizado debería reducir los precios que pagamos los ciudadanos.

El mercado de telecomunicaciones ha sido en alguna ocasión citado por el anterior presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, como uno de los responsables del tradicional diferencial de inflación español respecto a la media de la zona euro, que viene siendo de un punto. Trichet comentó en varias ocasiones durante su presidencia de la autoridad monetaria que una liberalización del sector de las telecomunicaciones ayudaría a rebajar el IPC en países como España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad