La guerra de las 'teles' vuelve a separar a Celta y Deportivo

stop

El club vigués secundará el parón liguero si no se llega a un acuerdo en los horarios y derechos televisivos

Valerón en la jornada de ascenso del Deportivo

08 de agosto de 2012 (21:38 CET)

Trece clubes de Primera División, entre ellos el Celta de Vigo, amenazan con retrasar el inicio del campeonato --previsto para el 18 de agosto-- si no se arregla lo que ellos consideran una “discriminación” en los derechos televisivos. Piden, entre otras cosas, un proceso “transparente y reglamentado” para la fijación de horarios de los partidos y “un marco estable que garantice la explotación pacífica de los derechos audiovisuales”.

Desde que se oficializó la 'guerra' --a través de un comunicado remitido por los clubes 'rebeldes' a la Liga de Fútbol Profesional--, el Deportivo ha mantenido un prudente silencio. Sus derechos de televisión están en posesión de Mediapro hasta el 2014 y, por el momento, en el club se limitan a desear una pronta solución al conflicto. Otros clubes, como el Granada, el Mallorca, el Rayo Vallecano y el Sevilla secundaron la protesta a pesar de estar comprometidos con Mediapro para el próximo curso.

Mientras, el Celta está en el bloque contestatario. Cedió sus derechos al operador DTS, propietario de Canal Plus, que aumentó sus ingresos en un 30% en relación a su anterior contrato con Mediapro, de 16 millones por año.

Sin embargo, la falta de acuerdo entre los dos operadores pone en peligro su contrato, así como el de otros 8 equipos de Primera División que han firmado con Canal Plus y que no tienen garantizada su principal fuente de financiación.

Mediapro y Canal Plus

Mediapro y Canal Plus se reparten a partes casi iguales los derechos de los clubes, pero no han conseguido llegar a un acuerdo. Agravó el conflicto la iniciativa de Mediapro de subastar los derechos de la Liga BBVA y Liga Adelante entre los distintos operadores. Canal Plus se desmarcó y aseguró que la subasta era ilegal ya que parte de los derechos de los equipos le pertenecían para la próxima temporada.

Acto seguido, Mediapro trató de bloquear los contratos con DTS en los juzgados. Uno de los implicados era el Celta y la resolución judicial dio la razón al conjunto vigués, que pudo mantener su contrato con Canal Plus.

Ahora, sin un acuerdo que garantice el comienzo previsto para el campeonato, los 13 clubes reclaman a Mediapro “el pago inmediato de todas las cantidades adeudadas por los operadores de TV” y “la retirada de todas las demandas interpuestas contra los clubes” en relación a los derechos televisivos.

Un problema único en Europa


El modelo de explotación de los derechos televisivos en España facilita, según los clubes 'rebeldes', la discriminación. Real Madrid y Barcelona, por su entidad deportiva y económica, tienen más facilidades para negociar sus contratos y los horarios de los partidos. Se embolsan en torno a los 140 millones de euros, mientras que la mayor parte de los clubes está entre los 15 y los 40 millones.

En Europa, en cambio, se opta por una gestión centralizada. El caso más extremo es el de Inglaterra, donde el 70% de los ingresos televisivos se reparten a partes iguales entre los clubes. También en Alemania, Italia y Francia es la liga quien negocia los derechos de televisión y los datos son públicos. En el caso de la Liga de Campeones, se celebra una subasta cada tres años para los operadores interesados en emitir el torneo.

14 de agosto

El comunicado emitido por los clubes finalizaba con la petición de una reunión el próximo martes 14 de agosto en la sede de la Liga de Fútbol Profesional para tratar de solucionar el coflicto y evitar así el plante de los 'rebeldes'.
"Los clubes reunidos están dispuestos a adoptar cuantas medidas sean necesarias, incluido el retraso del inicio del Campeonato de Liga de Primera División", concluye el texto remitido a la LFP.

Es el corolario a toda una serie de quejas que los clubes han remitido a la Liga y que se han intensificado a causa de los horarios designados para los partidos. Si el curso pasado las protestas iban contra el partido de los domingos por la mañana, la primera jornada de la temporada 2012-2013, con partidos a las 11 de la noche, no se ha salvado de la quema.

Mientras no se llega a una solución, el peso de los ingresos televisivos en el balance de cuentas de los clubes no deja de crecer y más aún en medio de una crisis económica. Tampoco ayuda la deuda de los equipos con hacienda, en torno a los 750 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad