Jamones de Comapa de venta en los supermercados Consum.

La Guardia Civil exige a Carrefour y Consum datos del jamón low-cost

stop

Las cadenas de supermercados Carrefour y Consum entregan documentación a la Guardia Civil sobre Comapa, el rey del jamón barato

en Madrid, 11 de agosto de 2018 (04:55 CET)

La Guardia Civil ha pedido a las cadenas de supermercados Carrefour y Consum información sobre la mercancía comprada a Comapa, el mayor proveedor de jamones de bajo coste de España y que está implicado en la trama del jamón podrido que investigan varios tribunales españoles. 

Los agentes han solicitado a Carrefour y Consum las facturas, albaranes y demás documentos mercantiles que acrediten su relación con el proveedor cárnico, según ha podido saber este diario por fuentes cercanas a la investigación.

La cadena de supermercados valenciana ha confirmado a este medio que ha entregado toda la documentación solicitada en el marco de las investigaciones, pero --asegura la empresa— no ha aflorado ningún tipo de irregularidad. La cadena asegura que prestará toda la colaboración que exijan las autoridades para aclarar las responsabilidades de la trama.

Consum mantuvo hasta el mes de junio pasado una oferta de jamones de bellota de la marca Aristocracia (suministrada por Comapa) a un precio de 225 euros la unidad, muy por debajo del precio actual de mercado, según explican ganaderos y productores. Además, los jamones puestos a la venta en Consum carecían de la vitola plástica reglamentaria que registra la trazabilidad sanitaria.

Carrefour ha vendido jamón de bellota de Comapa a precios agresivos que incluso han denunciado las asociaciones de ganaderos. Pero tras la investigación de la Guardia Civil, la cadena francesa aumentó el precio de los jamones de bellota de Comapa hasta los 269 euros.

Carrefour no ha querido hacer ningún comentario sobre la investigación de la Guardia Civil que investiga un posible fraude alimentario en el caso de los jamones baratos y un delito contra la salud pública por la venta de jamones en mal estado tras aparecer productos de varias marcas de Comapa en las naves clandestinas pertenecientes a varios empresarios de la trama del jamón podrido/caducado.

Comapa, el líder del jamón low-cost

La policía judicial investiga todos los nexos comerciales de Comapa, el distribuidor de ibéricos líder en España y que ha alcanzado una facturación de más de 420 millones de euros durante el último ejercicio fiscal con la venta de productos low-cost que incluyen piezas de jamón curado a 25 euros la unidad.

La Guardia Civil sorprendió a los responsables de Comapa con un registro en su sede central de Alcobendas la tarde de este miércoles con una operación que terminó con la incautación de material informático, ordenadores y la suspensión temporal de las actividades.

Los jamones investigados

Comapa provee a Carrefour la mayor parte de sus jamones baratos, que la empresa francesa utiliza como gancho para captar clientes. Carrefour ha vendido los polémicos jamones Sierra Alpujarra, con denuncias masivas por la presencia de gusanos en su interior, y Oro de la Ermita, una marca prohibida por Sanidad tras la emisión de una alerta sanitaria en junio pasado por parte de la Comunidad Valenciana.

Los juzgados investigan a una trama empresarial que vende jamones, embutidos y carne fresca y congelada en mal estado, tal como destapó en exclusiva este medio a finales de junio. Las empresas recogían productos caducados o a punto de caducar y tras adecentarlos los  reetiquetaban para venderlos como frescos con nuevas fechas de consumo preferente. Al menos una decena de empresas están siendo investigadas por un presunto delito contra la salud pública.

Consum seguirá comprando a Comapa

La cadena de supermercados valenciana ha explicado a Economía Digital que Comapa no es un distribuidor vital. Se trata de un proveedor pequeño entre la enorme cantidad de marcas con que cuenta Consum, según explican directivos de la cadena valenciana.

Consum continuará trabajando con Comapa como hasta ahora, a pesar de las investigaciones policiales que han derivado hasta ahora en dos causas judiciales abiertas en los tribunales de Fregenal de la Sierra (Badajoz) y Alzira (Valencia).

La cooperativa de supermercados ha explicado que no pueden rescindir un contrato si no se produce una condena contra la compañía suministradora en alguno de los tribunales que investigan la trama del jamón.

Ante la sospecha policial a su alrededor, Comapa también ha decidido presentarse como acusación particular en los juzgados de Alzira, según ha informado la propia empresa. Los juzgados de Alzira han aceptado la petición, que le dará acceso a todo el sumario.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad