La fusión de Metrovacesa y Merlin diluye el peso de Galicia en la nueva inmobiliaria

stop

Los activos de la sociedad resultante en la comunidad serán únicamente los que aporta la compañía presidida por Ismael Clemente

De izquierda a derecha, David Brush (CIO), Ismael Clemente (presidente y CEO) y Miguel Ollero (CFO) de Merlín Properties

en A Coruña, 16 de septiembre de 2016 (01:00 CET)

Los accionistas de Merlin y Metrovacesa dieron este jueves el visto bueno a la integración de las dos empresas, una operación que convertirá a la nueva empresa en la primera inmobiliaria de España y una de las mayores compañías de su sector en Europa.

Sin embargo, Galicia sale perdiendo con esta operación. Hasta ahora, la comunidad tenía un peso relevante dentro de la socimi Merlin Properties, la mayor inmobiliaria cotizada en Bolsa, hasta el punto de que se había convertido en su tercer mercado, representando el 11,2% de los ingresos ordinarios de la sociedad y el 7,6% de las inversiones inmobiliarias.

Activos

El centro comercial Marineda City de A Coruña y el hotel Carrís Marineda, integrado en el complejo, eram los dos principales activos de la socimi en Galicia, a los que hay que sumar 71 locales a pie de calle –en su mayoría sucursales bancarias arrendadas al BBVA–, así como 5.829 metros cuadrados en un activo denominado Faro de Hércules, y una participación del 44% en el Palacio de Congresos de Vigo.

Una vez que la integración se haya completado, la Compañía alcanzará un valor bruto de activos pro-forma de 9.317 millones de euros, y unas rentas brutas anuales de 450 millones de euros. Metrovacesa aporta una decena de hoteles y otros tantos centros comerciales repartidos por el centro y Este de la península, así como una extensa red de oficinas en alquiler en Madrid y Barcelona, pero ningún activo en Galicia.

Más 'competencia'

Marineda, que antes representaba más de la mitad de la superficie comercial bruta alquilable de Merlin, pasará a representar algo más del 3% en la nueva sociedad. De hecho, los centros comerciales apenas serán el 18% del negocio del nuevo grupo, muy por debajo de los locales comerciales (21%) y las oficinas, que concentrarán el 44% de la actividad.

El propio Ismael Clemente, presidente de Merlin y nuevo consejero delegado de la empresa fusionada, destaca que la operación "refuerza el liderazgo en oficinas, aumenta considerablemente el tamaño en centros comerciales y aflora múltiples oportunidades de crecimiento futuro a través de sinergias en ingresos y costes", pero Galicia ya no será lo que era.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad