La filial gallega de Lactalis gana el doble que Feiraco

stop

Leche de Galicia, propiedad de la multinacional francesa en Vilalba, incrementó su facturación un 33% el último año

Imagen de archivo de una protesta de ganaderos frente a la planta de Lactalis Puleva en Nadela (Lugo)

02 de diciembre de 2013 (04:38 CET)

La multinacional francesa Lactalis provocó en 2010 un terremoto en el sector lácteo gallego. Los 630 millones que pagó para hacerse con la división láctea de Ebro Puleva rompieron la relación de fuerzas preexistente, que mantenía a Leite Río como el principal operador en Galicia. Lactalis se convirtió en el grupo que más leche recoge en la comunidad hasta el punto de ser un agente clave en la fijación de precios para la leche en origen. Lo saben los ganaderos, que arremetieron contra ambos grupos, el francés y el controlado por la familia Lence, cuando sus ingresos por la venta del producto no superaron los gastos de explotación.

Lactalis Iberia, la sociedad holding con sede en Vilalba que controla las filiales del grupo en España y Portugal --con plantas en Granada, Valladolid, Albacete, Zamora y centros logísticos y administrativos en Madrid--, gestiona una estructura bien ordenada. El brazo para la adquisición del producto es Lactalis Compras y Suministros, la sociedad segregada de Leche de Galicia para encargarse de comprar la leche. A la segunda, la vilalbesa Leche de Galicia, corresponde la fabricación de productos lácteos para venderlos en su práctica totalidad al resto de empresas del grupo.

En el ejercicio 2012 registró ganancias por valor de 2,26 millones, más del doble que Feiraco (1,01 millones) y por debajo de Leite Río (3, 35 millones).

Incremento de la producción


El dato más llamativo, sin embargo, es el incremento de la facturación. La planta de Vilalba elevó su cifra de negocio por encima de los 96 millones en el pasado ejercicio, frente a los 70 millones que presentó en su balance de 2011.

Según explica la sociedad, “las importantes inversiones que se han llevado a cabo han permitido incrementar la capacidad de fabricación y en consecuencia la facturación de la planta un 37% respecto a 2011”.

Parece que este es el camino a seguir. La empresa tiene prevista una inversión de 30,4 millones en el desarrollo de la segunda fase de su nueva planta embotelladora que, por el momento, parece estar paralizada.

Control del mercado

De activarla, aumentará su cuota de poder en Galicia. Con la operación para integrar la división láctea de Ebro Puleva, Lactalis añadió a sus marcas --Lauki, Président o La Lechera-- las de Puleva y Ram, convirtiéndose en el segundo operador del Estado. Fijó un contrapunto a la portuguesa Lactogal (propietaria de Leche Celta) y a Leite Río en el ecosistema gallego. Sumando a esas marcas Central Lechera Asturiana y Pascual tendríamos más de la mitad de la leche que se recoge en el Estado.

En esta concentración han visto los ganaderos uno de los principales problemas para recibir precios tan bajos por la leche en origen, junto a la comercialización de las cadenas de distribución que la utilizan como producto reclamo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad