La FIFA deja sin Mundial de Brasil a Estrella Galicia

stop

La marca gallega, pese a su plan de expansión en el país sudamericano, ha sido excluida de las bebidas que pueden ser vendidas en los estadios

Luis S. Pinal-Martín

Ignacio Rivera, consejero delegado de Hijos de Rivera al lado de la cervezas de Budweisser para el Mundial
Ignacio Rivera, consejero delegado de Hijos de Rivera al lado de la cervezas de Budweisser para el Mundial

29 de mayo de 2014 (22:08 CET)

Estrella Galicia no disputará el gran negocio de la Copa del Mundo de fútbol, que arrancará en apenas dos semanas. La cervecera gallega, con presencia en Brasil desde 2011 y con ambiciosos planes de crecimiento a lo largo de 2014-2015 no podrá vestir la camiseta española de fútbol. Ni de ninguna de selección. Tampoco podrá estar en los bares de las gradas de los estadios, ni acceder a los campos de juego, y ni siquiera estar presente comercialmente en los alrededores de las 12 sedes de la cita futbolística.

La FIFA, institución que aglutina todos los derechos comerciales del Mundial, ha decidido que la marca coruñesa no entra en la convocatoria de empresas autorizadas para explotar la imagen del Mundial. Se ha decantado por compañías locales de gran tamaño y por las multinacionales de refrescos más conocidas del planeta: Coca Cola y PepsiCo. Estrella Galicia, al igual que otras cerveceras españolas, estará en fuera de juego durante toda la Copa del Mundo, un evento que representa, con tan solo un mes y un día de duración y miles de millones de euros en juego, uno de los mayores y más fulgurantes negocios a nivel mundial.

Lista cerrada

La institución futbolística mundial ha publicado su listado de marcas de bebidas oficiales autorizadas para la Copa del Mundo y ha descartado a la empresa cervecera gallega. Ni rastro de otras grandes marcas españolas. Pero sí ha dado luz verde a multinacionales del tamaño de Coca Cola, PepsiCo y Budweiser, así como a las cervezas locales Brahma y Antarctica. También figuran en la escueta lista de bebidas que accederán a todos los recintos deportivos, marcas de aguas naturales y bebidas refrescantes con gas a base de zumo, pero bajo otros nombres menos conocidos. PepsiCo, en realidad, no tendrá presencia como bebida oficial, sino por medio de su amplia línea de aperitivos y tentempiés.

Las marcas, a excepción naturalmente de las eternas compañías rivales de Atlanta y Nueva York, son enseñas licenciadas por la entidad futbolística en favor del gigante local Ambev, a la vez franquiciada de Budweiser y propietaria directa del resto de bebidas naturales y espirituosas. Ambev es un monstruo del sector cuyas cifras son suficientemente gráficas para saber a qué tipo de titanes se enfrentaba Estrella Galicia: más de 800 millones de euros de beneficio y 29.000 millones de litros de bebidas en el primer trimestre de 2014. La marca gallega facturó 230 millones y produjo 144,44 millones de litros al cierre de 2013.

Leyes y dinero


Pero el dinero por sí mismo, sin un brazo político, no tiene suficientes garantías. Así que con el apoyo del Gobierno de Brasil, la FIFA, cuyo presidente es el también brasileño Joseph Blatter, ha logrado que las marcas que no reúnen los requisitos para ser vendidas o para la utilización de la imagen del Mundial o de las 32 selecciones presentes en la Copa del Mundo, no puedan en ningún caso vender ni siquiera en el perímetro de los estadios. Una normativa especial aprobada para la Copa del Mundo se ha guardado bien contra estos avatares, penalizando a las empresas y vendedores que infrinjan ese singular veto comercial.

Se aleja así a golpe de una ley ómnibus la sombra de la picaresca por parte de compañías que no han pagado los royalties a la todopoderosa Federation Internationale de Fútbol Association, con sede en Suiza. Las que salen mejor paradas por esta prohibición son, precisamente, las marcas locales. Antarctica y Brahma, además de Budweiser y de Guaraná Antarctica, esta última como zumo, se venderán entre 8 y 10 reales brasileños, casi 3 y algo más de 3 euros al cambio. Todas son de la misma empresa, Ambev, uno de los mayores players del sector en todo el mundo.

Fuerte apuesta en Brasil

La marca gallega había apostado muy fuerte por el mercado brasileño
. Desde 2011 vende su cerveza producida en A Coruña en los canales de alimentación y restauración de Brasil. También en un establecimiento propio en Sao Paulo, precisamente la ciudad que acogerá la ceremonia de apertura y el partido inaugural del Mundial. Será el próximo día 12 de junio entre las selecciones de Brasil y Croacia. Estrella Galicia prevé abrir en los próximos años otras cuatro cervecerías y producir en el país carioca en torno a 5 millones de litros hasta 2015. Y pese a su plan de inversiones, la enseña gallega tampoco podrá reproducir imágenes de las selecciones aspirantes al título, ni utilizar logotipos ni colores de las selecciones nacionales o del Mundial en sus envases.

Por el contrario, tener la licencia de la FIFA, como es el caso de Budweiser, permite vestir las latas con los colores de las 32 selecciones e incluso reproducir una Copa del Mundo con formato de botella de cerveza, totalmente dorada. La cerveza de origen checo (aunque propiedad de la belgo-americana Inbev) ha lanzado una campaña de marketing en 84 países. Guaraná, por su parte, ha lanzado una línea de latas con los colores de la canarinha y los dorsales de todos los jugadores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad