La familia Cuíña, detrás del mayor aval fallido de la Xunta

stop

Pumade, ahora en liquidación, figura en la cuenta general de la Comunidad con una deuda con la Administración gallega de 3 millones de euros

Instalaciones de Portadeza, ahora en manos de Aliusporta

en A Coruña, 17 de julio de 2016 (01:00 CET)

El Consello de Contas, que este viernes publicó su informe sobre la cuenta general de la Comunidad de 2014, situó la cuantía de los avales fallidos –un total de cinco en el ejercicio– en los 4,3 millones de euros. Tras el mayor de ellos, que asciende a 3 millones, emerge una empresa vinculada a la familia del ex conselleiro Xosé Cuíña.

Pumade, la sociedad que estaba detrás de la firma lalinense Portadeza hasta su venta al grupo Dimoldura hace justamente un año, es la titular de esa deuda. Ramón Cuíña, hermano del ex conselleiro, ejerció como administrador hasta 2009.

Concurso y liquidación

Él y un tercer hermano, Eladio, controlan Aurela, un holding con sede en Lalín del que cuelgan empresas como Aurela Energías, Aurela Inmobiliaria 2001, Inasus, Metaldeza o la propia Pumade, que entró en concurso en 2013. Esta situación, o la posterior entrada en fase de liquidación en octubre de 2014, son posiblemente las que impidieron a la Xunta ejecutar el aval.

En los últimos veinte años, la cuantía de los avales fallidos alcanza los 82,1 millones. En el año fiscalizado por Contas, además de la deuda de Pumade figuraban las de Géneros de Punto Montoto SA (casi 550.000 euros), Tex Digital (456.000 euros), Herteco Transformación Plásticos y Espumas (152.000) y Winterra SA (120.000 euros).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad