La falta de un sucesor propició la venta de Azkar al grupo alemán Dachser

stop

Subel, matriz de la compañía de transportes de la familia Fernández Somoza, dispara su capitalización y proseguirá con sus inversiones

Vehículos de transporte de Azkar

12 de diciembre de 2012 (23:16 CET)

Un estigma que persigue a las grandes empresas gallegas ha marcado la venta de Transportes Azkar al grupo alemán Dachser. La falta de sucesor para llevar el timón. Como sucede en otras muchas grandes corporaciones creadas en los últimos treinta años, la continuidad de un proyecto impulsado y moldeado por Luis Fernández Somoza, plenamente activo a sus 76 años, no estaba completamente garantizada en cuanto a su gestión de cara al futuro.

La familia integrada por Luis Fernández Somoza, su mujer, María Teresa Paradela Núñez, y sus hijas Elisa, Belén y Susana, controlan la mayoría del capital de Transportes Azkar, aunque la gestión recaía hasta ahora en el patriarca de la familia. La propiedad de la compañía estaba controlada a través de varias patas, entre ellas la sociedad limitada Carteson, que tiene más de un 40%. También apuntalan la propiedad a través de otras sociedades, como Inversiones Calde.

Hasta ahora, Dachser mantenía una opción de venta de su paquete del 10% en Azkar, que vencía en octubre 2011. Transportes Azkar, por su parte, había suscrito una opción de compra de las acciones propiedad de Dachser con el mismo vencimiento. Sin embargo, con la operación conocida ayer, estos preacuerdos no se llegaron a cumplir. Los alemanes se hacen con el 100% de la compañía.

Nuevas inversiones

Ha sido a través de Carteson, y de otras firmas como Inversiones Subel o Inmobiliaria Pocomaco, cómo la familia Fernández-Paradela ha dirigido desde hace años sus pasos hacia otros negocios, tanto de transportes como inmobiliarios. A través de ambas sociedades controlan Inversiones Subel, que entre otras filiales ha llegado a contar con Vivienda Confort Coruña, Ingatrans, Transportes Auto Radio, Breogán Transporte o Zaphir Logistics. Hoy en día, el empresario es un activo promotor y propietario de suelo, sobre todo en A Coruña y Vigo, a través de Vivienda Confort Coruña y de otras sociedades.

Invesiones Subel, constituida en junio de 1998, es una de las palancas inversoras más capitalizadas de Fernández Somoza. La sociedad limitada tiene unos fondos propios de 315 millones de euros, de los cuales 59 corresponden al capital social. Y es precisamente Subel, domiciliada en A Coruña, la matriz de Azkar, la que operando como sociedad patrimonial, se embolsa gran parte del importe de  la operación de venta del 90% de la compañía de transportes al grupo con sede en Baviera. Azkar, sin embargo, está domiciliada en Lazkao (Guipúzcoa), ya que de allí era originaria la compañía cuando Fernández Somoza entró en su accionariado y se hizo con su control. Sin embargo, todas sus operaciones se coordinan entre A Coruña y Madrid.

Entre las grandes de Galicia


Como adelantó Economía Digital, Dachser ha adquirido el 90% de las acciones de su homóloga española Azkar, por lo que se hará así con el control total de esta compañía, dado que desde 2008 ya tenía el restante 10%. El consejero delegado de Dachser, Bernhard Simon, no quiso desvelar el montante total de la operacion "por ser cultura de la empresa", aunque ha avanzado que Azkar, que mantendrá "por ahora" su actual nombre, participará en la inversión de 1.300 millones de euros a diez años a nivel global. La operación se materializará a principios de enero, con el visto bueno de las autoridades de Competencia.

El grupo de Baviera adquiere una empresa que cuenta con 2.000 trabajadores repartidos entre los servicios centrales y más de cuarenta centros de distribución. La compañía, con un patrimonio de 143 millones de euros y unos activos de 296 millones, según las últimas cuentas presentadas, logró en 2010 un resultado de explotación de 13,9 millones de euros, tras haber facturado por encima de los 300 millones de euros, lo que la sitúa entre las diez primeras empresas de capital gallego por volumen de ventas. Además de ser líder nacional, controla algo más del 7% del mercado portugués.

En Galicia, la compañía apuesta por una de sus más grandes plataformas logísticas, en el municipio de Culleredo (A Coruña), con una inversión de 9,5 millones de euros y una superficie construida de más de 17.000 metros cuadrados. La nueva instalación cuenta con 68 muelles de atraque. En ella trabajan un total de 173 profesionales, 110 pertenecen a logística y 63 a distribución, capaces de gestionar más de 250.000 expediciones anuales tanto de llegada como de salida. Hoy día, Azkar cuenta con instalaciones que ocupan 1.062.322 de metros cuadrados y dispone de una flota de más de 2.659 vehículos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad