La facturación de Ikea se derrumba en A Coruña más que en ninguna otra tienda de España

stop

Las ventas descendieron un 15,3% y se situaron en 50,9 millones de euros

La llegada de grandes multinacionales del mueble ha supuesto un duro golpe al sector

11 de abril de 2014 (23:25 CET)

Ikea, el gigante sueco de los muebles low cost, sigue haciendo caja en España, pero mucho menos que antes. Las ventas de Ikea Ibérica cayeron un 6% en el ejercicio pasado hasta los poco más de 1.000 millones de euros. Sus cifras más flojas desde que comenzó la crisis. De todas sus tiendas en el país, la que ha bajado más en volumen de facturación es la de A Coruña, inaugurada en el verano de 2010, entre grandes expectativas, colas de cientos de personas y atascos monumentales.

Según las primeras informaciones dadas a conocer esta semana, la tienda de A Coruña, ubicada al lado del centro comercial Marineda City, impulsado por los empresarios Manuel Jove, José Collazo y José Souto, cerró el ejercicio con unas ventas de 50,9 millones de euros, lo que se traduce en una bajada con respecto al año anterior del 15,3%. Se trata de la tienda de Ikea en España que más ha decrecido porcentualmente en ventas. Aún así, el resto tampoco le han ido a la zaga. Asturias registró una contracción del 12,6%, Jérez del 12,3% y Sevilla del 12%, por ejemplo. Los grandes mercados de Ikea se mantienen en Madrid y en Barcelona, donde la firma abrió el año pasado una nueva tienda en Sabadell.

Retroceso desde 2011

Pero la bajada de ventas de Ikea en A Coruña no es exclusiva de 2013. Según el informe anual de Ikea Ibérica correspondiente a 2012, durante ese ejercicio, en la “zona geográfica” de A Coruña se registró una cifra de negocio de 60,1 millones de euros. En este caso teniendo en cuenta tanto las actividades relacionadas con muebles y complementos como aquellas que tienen que ver con el servicio de restaurante. En 2011 facturó ocho millones más –68.657.000 euros--.

Según denunciaban ya entonces desde el sindicato UGT –Fetico es la central mayoritaria en la tienda de A Coruña-- la bajada de ventas se tradujo en menos días libres para los trabajadores, menos prórrogas para los temporales y menos días libres. Aseguranban entonces que desde la dirección de la empresa se les decía que, a pesar de los beneficios, ya se incumplían objetivos de ventas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad