La expansión de Calvo multiplica sus litigios en Italia, Cabo Verde, Costa Rica y Brasil

stop

El grupo, que mejora sus resultados tras la entrada de Bolton en su capital, se enfrenta a inspecciones fiscales y demandas de proveedores

Presentación de resultados del grupo Calvo en Carballo / EFE

23 de abril de 2014 (21:00 CET)

Calvo se consolida como una de las grandes multinacionales todavía controladas por capital gallego, ya que la italiana Bolton es propietaria de un 40% de su capital, y mejora resultados, pero también multiplica sus conflictos al ritmo que crece su presencia internacional. La firma con sede en Carballo logró a mediados de 2013 mejorar registros con unas ventas solo en esos primeros seis meses de 377 millones, un 23,2% más que en 2012. La cruz de ese proceso de internacionalización está en los litigios con autoridades fiscales, caso de Italia o Cabo Verde, o demandas de proveedores, en Costa Rica y Brasil, que ha tenido que afrontar el grupo conservero.

El fisco sigue a Calvo en Italia. Nostromo, una de sus grandes filiales, arrastra problemas con la Hacienda italiana desde 2010, cuando se iniciaron actuaciones inspectoras relativas a los impuestos liquidados entre 2005 y 2009. Las actuaciones se centraron en una serie de gastos, por algo más de un millón de euros, que tuvieron la consideración de gastos fiscalmente deducibles en la liquidación del IRES e IRAP, el Impuesto sobre Sociedades italiano.

En 2012 finalizó el proceso de inspección y, como resultado del mismo, se incoó un acta por importe de 308.000 euros contra Nostromo, aproximadamente, intereses de demora incluidos. La empresa abonó la cantidad pendiente de forma fraccionada, en pagos hasta el pasado mes de diciembre de 2013. Al tiempo que pagaba, Calvo presentó un recurso ante la decisión del fisco italiano.

Deudores y demandas

En 2012 las autoridades tributarias de Cabo Verde comunicaron a Calvopesca Atlántico, otra de las filiales del grupo, el inicio de actuaciones inspectoras relativas a determinadas tasas e impuestos aplicables en dicho país. Para hacer frente a las posibles responsabilidades derivadas de esta inspección Calvopesca Atlántico dotó durante ese ejercicio una provisión de 900.000 euros. Así consta en la memoria del grupo conservero. Calvo tuvo que depositar avales bancarios por importe de algo más de un millón de euros por esta actuación.

La multinacional también tuvo que provisionar a diciembre de 2012, en este caso 218.000 euros, para hacer frente a las posibles responsabilidades derivadas de la reclamación interpuesta por un proveedor de servicios a Calvo Distribución Alimentaria Costa Rica, por un supuesto incumplimiento de contrato. También ese año se interpuso en Brasil una demanda contra GDC Alimentos, otra filial, en el que se le exigían responsabilidades por un caso de intoxicación alimentaria, por medio de la que se reclama la cantidad de 1.159.000 reales brasileños, algo más de tres millones de euros en este caso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad