La eólica gallega pierde su hegemonía y queda como cuarta potencia de España

stop

El concurso de la Xunta definirá el futuro de Galicia, superada por Andalucía en potencia instalada y sin más megavatios por conectar que los del reparto de Feijóo

Núñez Feijóo y José Manuel Soria junto a un parque eólico

13 de junio de 2014 (22:55 CET)

Uno de los argumentos a favor de las medidas de urgencia impulsadas por la Xunta para rescatar el concurso eólico, además del retraso acumulado y de las incesantes demandas de la patronal del sector, es que ya no queda mucho más por instalar. En su último informe anual, la Asociación Eólica Española (AEE), advierte que en 2013 se instalaron “prácticamente los últimos megavatios que quedaban preinscritos en el Registro de Preasignación” y que “dada la regresiva regulación adoptada por el Gobierno a través de la Reforma Energética las empresas promotoras no tienen esperanza de poder instalar nueva potencia eólica en un futuro cercano”.

Ese es el escenario que más o menos se conocía, pero faltaba por cuantificar el nivel de la parálisis. Galicia ha contribuido a un año aciago, con el menor crecimiento en potencia instalada en los últimos 16 años, incorporando 2,65 megavatios a sus parques de generación eólica. El avance de datos de Red Eléctrica le concede a la comunidad algo más, 8 megavatios instalados, en todo caso, un balance muy pobre que ha dejado al negocio del viento gallego, tradicionalmente líder del sector junto a Castilla-La Mancha, en el cuarto puesto de las regiones españolas por potencia instalada. Lo rebasó Andalucía, que sumó 74,5 megavatios a su cuenta, el 42% del total instalado en España, 175 megavatios. En el último lustro, Andalucía ha puesto en funcionamiento 1.468 megavatios, frente a los 343 de Galicia (348 según Red Eléctrica).

Nuevo ranking


Así las cosas, Galicia tenía a cierre de 2013, con la puesta en funcionamiento de los parques de A Pobra y Porto do Son, 3.314 megavatios instalados, 2.290 del concurso eólico pendientes de instalar y buena parte de las empresas amotinadas contra la reforma energética del Gobierno, que recibirá una lluvia de demandas que pretenden echarla abajo en los tribunales. No solo de las eólicas, otras empresas como Ence tienen los juzgados en el punto de mira.

Por delante está Castilla y León, con 5.560 megavatios instalados y 47 más que Galicia en 2013; Castilla-La Mancha, con 3.806; y Andalucía, con 3.337 y 72 megavatios instalados más que la comunidad gallega en el último año. Catalunya, Aragón, Asturias, Navarra o Canarias también superaron al viento gallego en la potencia instalada a lo largo de 2013, según los datos de AEE.

Dos empresas se reparten el pastel

Lo peor del nuevo escenario es que las empresas tienen claro que no se instalarán más megavatios con el actual marco normativo. Así lo manifestó la Asociación Eólica gallega, que cargó contra la Xunta por “no saber defender los intereses del sector”. La patronal tiene en cuenta que Galicia sale más perjudicada que otras regiones. El 60% de los parques son anteriores a 2005 y tendrán que acudir al mercado sin recibir ingresos extra por primas.

Otro dato que deja el informe de la Asociación Eólica Española es que, en el último año, dos empresas acapararon el 72,5% de los megavatios instalados. Es el caso de Acciona Energía y de Enel Green Power (Endesa), que sumaron entre los dos 128 megavatios de los 175 instalados. Hay que recordar que Endesa ya advirtió que la reforma eléctrica frenará sus inversiones en el país. En esta misma línea pero con más contundencia si cabe se pronunció la portuguesa EDP, la tercera con mayor potencia instalada en 2013 con 13,23 megavatios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad