La entrada de ETT y los contratos basura a la sombra de Pemex atormentan al naval

stop

Los sindicatos temen que la hipotética entrada de empresas temporales precarice las condiciones de trabajo

Los astilleros de la ría de Vigo han sido objeto de inversores extranjeros

14 de mayo de 2014 (00:31 CET)

El presidente Hijos de J. Barreras, José García Costas, anunció esta semana que en junio se iniciará la construcción del buque atunero para el grupo mexicano Procesa, que tiene un plazo de entrega de 18 meses. De forma más inmediata llegarán al astillero una partida de chapa de gran tamaño para el flotel de Pemex. Las previsiones pasan por que el aumento paulatino de la carga trabajo propicie la entrada de las empresas auxiliares en torno al verano, lo que podría suponer la contratación de medio millar de personas y 1.400 a principios del año que viene. Pero ante este panorama esperanzador, los sindicatos del sector alertan de situaciones que pueden precarizar el empleo.

Las denuncias sobre contratos basura planteados por diversas empresas auxiliares no es algo nuevo, aunque a ese temor se le une ahora el de la eventual contratación de trabajadores mediante empresas del empleo temporal(ETT), teniendo en cuenta que la asociación nacional del ramo ha pedido en los tribunales la impugnación del convenio del metal, que prohíbe la contratación de sus servicios a no ser en supuestos casos de incapacidad temporal.

Denuncias a Inspección de Trabajo

Hace ya meses que Economía Digital adelantó las denuncias por parte de sindicalistas de ofertas de trabajo relacionadas con empresas auxiliares que ofrecían contratos con rebajas de categoría así como reducciones en el pago de horas extras. “Esa situación existe, y a nivel individual ya se han presentado denuncias ante Inspección de Trabajo, pero habrá a ver qué ocurre a la sombra de las contrataciones de Barreras cuando entren las empresas auxiliares y eso todavía no se ha producido”, explica César Rodríguez, responsable nacional del naval de la CIG.

No obstante, a esta inquietud, que ya existe y que incluso ha sido llevada al Parlamento por la diputada de AGE Consuelo Martínez, que denunció la existencia de una “guerra de precios” entre empresas pirata, se une ahora la posibilidad de que los nuevos contratos que surjan en el naval se desarrollen a través de empresas de trabajo temporal, algo que no está contemplado en el convenio del metal que rige el sector.

Reuniones con Xunta y patronal

“Este mes tendremos una reunión con Asime, en la que estarán las empresas del sector para abordar el tema de las ETT”, explica Rodríguez, quien teme que la contratación de hipotéticos empleados mediante estas plataformas acabe precarizando el sector. “Tememos que todo esto se haga para que entren cuatro grandes multinacionales estatales y condicionen las condiciones laborales”.

Ramón Sarmiento, de CCOO, apuesta por esperar al juicio por el convenio del metal que tendrá lugar tras varios aplazamientos el próximo 12 de julio. “Si esta denuncia llega ahora es porque hay expectativas muy interesantes o aspiraciones con la nueva contratación del naval”. Se espera que la propia Xunta convoque otra reunión del sector pasado el período electoral.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad