La empresa del Hotel Atlántico inicia una guerra para alargar dos años más la concesión

stop

Parisiana, que obtiene casi un millón de euros de beneficio al año, presenta un recurso de reposición ante el Concello alegando que la concesión finaliza en 2020 y no en 2018

Hotel NH Atlántico, en A Coruña

en A Coruña, 05 de julio de 2016 (20:30 CET)

Ruido de sables en el corazón de A Coruña. La empresa del Hotel Atlántico ha iniciado una batalla para alargar hasta 2020 la concesión, dos años más de la fecha prevista por el Concello, donde se da por hecho ya desde la alcaldía de Javier Losada que sus compromisos con la concesionaria, Parisiana SA, finalizan en agosto de 2018.

Pero Parisiana dista mucho de estar de acuerdo. Así lo ha manifestado al Consistorio en dos escritos recientes, el último un recurso de reposición presentado este mismo mes, en los que alega que la concesión por 50 años comenzó en enero de 1970 y que, por tanto, no finaliza hasta 2020, por lo que se le pretende privar de manera irregular de dos años de un negocio de lo más rentable.

El alquiler del inmueble a NH reporta a la sociedad, domiciliada en el mismo edificio del hotel y sin trabajadores, casi un millón de euros anuales de beneficio, que una vez abonados los impuestos, se quedan en unos 650.000 euros de ganancias al año.

[Lea El chollo del Hotel Atlántico: la concesionaria paga 2.500 euros y cobra medio millón a NH ]

El origen remoto del conflicto

El conflicto tiene historia. La concesión del Hotel Atlántico se rubricó por 50 años en un Pleno del Concello de A Coruña de 1967. Hasta aquí, las partes están de acuerdo. Pero el periodo de concesión comenzaba a contar desde la fecha en la que comenzase la explotación del edificio, según se estableció en las cláusulas. Parisiana sostiene que el Hotel Atlántico comenzó a funcionar en enero de 1970 y el Concello en agosto de 1968.

Al notificársele la proximidad del fin de su concesión, la empresa presentó en María Pita un escrito en el que se incluía el certificado firmado por el arquitecto director de las obras del hotel especificando que finalizaron en enero de 1970. En consecuencia, concluye Parisiana, es la fecha en la que comienza la explotación del inmueble, pues antes, estaba en obras.

¿Hacia los tribunales?

La discrepancia motivó la apertura de un expediente que el Concello resolvió desfavorablemente para la empresa. El Consistorio no consideró probatorio el documento aportado por Parisiana y mantuvo la misma postura de los últimos años, que la concesión finaliza en 2018.

Pruebas documentales, básicamente recortes de prensa y fotografías, atestiguarían que el hotel estaba inaugurado dos años antes de la fecha que sostiene la empresa, a la que desde 2010 se le comunica que la conclusión de la concesión se producirá en 2018.

No conforme con estos argumentos, Parisiana presentó un recurso de reposición hace unos días contra la resolución del Ayuntamiento, según fuentes conocedoras del conflicto.

Los argumentos de Parisiana

Parisiana es una perfecta desconocida en A Coruña. Estuvo domiciliada en Vizcaya antes de mudar su sede al Hotel Atlántico en 1999. Está gestionada por los empresarios Juan Carlos Grijelmo Mintegui, que es el presidente y consejero delegado, y Jesús Gil Pérez,el vicepresidente. Ambos están relacionados con varios despachos de abogados y negocios repartidos entre Madrid y Vizcaya.

Para defender su tesis, aportan diversos documentos. Además del ya mencionado certificado del arquitecto, se basan en resoluciones del propio Concello consistentes en un informe de calificación jurídica del Hotel Atlántico, el inventario de bienes y derechos y la constitución de una hipoteca sobre la concesión. Los documentos son muy posteriores a la concesión ya que el más reciente dataría de finales de los años 90, según las mismas fuentes.

Batalla enquistada

El Concello ya desestimó estos argumentos por fundamentarse todos en el certificado del arquitecto, que se habría utilizado como base para los actos posteriores.

También alega Parisiana que se han incumplido los plazos legales, que se ha quebrado el principio de confianza legítima y que la resolución del Concello debe someterse al Pleno, porque así se especificó en las cláusulas de la concesión, entre otros argumentos.

Si la empresa logra el objetivo de asegurarse la concesión hasta 2020, alargaría su estancia en el Hotel Atlántico más allá del mandato de Marea Atlántica, que había manifestado su intención de recuperar ese espacio para uso público. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad