La empresa de asistencia sanitaria de la Xunta está bajo mínimos 

stop

Galaria reduce casi un 60% sus ingresos debido a la cesión de unidades al Sergas; el próximo año, los ingresos por prestación de servicios tocarán fondo 

El conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña | EFE

en A Coruña, 14 de diciembre de 2016 (06:14 CET)

Galaria, empresa pública que presta servicios sanitarios y equipo tecnológico al Sergas, ha reducido en dos años sus ingresos por actividad más de un 56%, pasando de los 30,3 millones de 2014 a cerrar este curso con 13,2 millones, según las previsiones de la Xunta.

La sociedad procedió en 2014 a iniciar la integración de sus unidades de cirujía cardíaca en la red del Sergas, coincidiendo con la puesta en marcha del Hospital Álvaro Cunqueiro. Fue precisamente este proceso el que provocó la caída, pues, según indican en Sanidade, "suponía un volumen de actividad muy significativo".

Esta tendencia descendente continuará en el próximo curso, donde los ingresos por prestación de servicios descenderán hasta los 1,1 millones. Y ya ha tenido reflejo en el número de trabajadores de Galaria, que ha pasado de 239 en 2015 a 180 actualmente. Las empleados salientes fueron reubicados en la red del Sergas.

Reducir personal para garantizar la viabilidad

Estamos por tanto ante la redefinición de una sociedad que integra unidades de oncología y radioterapia, radiofísica hospitalaria, medicina nuclear y diagnóstico por imagen, además de mantener la propiedad de la tecnología cedida a la red convencional en materia de cirujía cardíaca.

Como explica la Xunta en su proyecto de presupuestos, este año supuso para Galaria "una profunda reorganización por la importante reducción de recursos humanos que se tuvo que realizar para poder mantener la viabilidad de la empresa".

Proveedor tecnológico

El Servizo Galego de Saúde destina 14,6 millones anuales a financiar Galaria. En su papel como proveedora de servicios especializados, con equipos tanto fijos como móviles, es un buen medidor para conocer el equipamiento que se incorporará a la sanidad pública gallega.

La previsión para el próximo año es continuar con la agenda competitiva marcada para actualizar en los próximos ocho años los equipos de las unidades de Oncología Radioterápica, y Medicina Nuclear en Vigo y Ourense. Además, está aprobada la adquisición de un nuevo acelerador para radiocirujía.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad