La embotelladora única de Coca-Cola planea el despido de 1.200 trabajadores

stop

La empresa, que cerrará cuatro de las 11 fábricas en España, constituirá una mesa de negociación en enero

Planta de Cobega en Palma de Mallorca

10 de diciembre de 2013 (00:00 CET)

La unificación de las embotelladoras de Coca-Cola ha aflorado su consecuencia más temida: la empresa anunció este lunes la intención de despedir a 1.200 trabajadores.

La nueva Coca-Cola Iberian Partners, que fusionó los siete socios existentes en España con el propósito de reducir costes y ganar competitividad, constituirá la mesa de negociación a mediados del próximo enero para pactar la reducción de plantilla de forma negociada.

La compañía ha informado este lunes a los sindicatos que prevé un plan de reestructuración que implicará el cierre de cuatro de las 11 plantas. Las consecuencias de la medida, en términos laborales, se traducen en un plan de prejubilaciones, bajas incentivadas, traslados y despidos.

El 20% de la plantilla, afectada

La distribuidora explicó que el proceso se llevará a cabo con “absoluto respeto” a los trabajadores y que buscará “todos los caminos” para llegar a una salida pactada. Los sindicatos esperan que, por tratarse de una empresa con beneficios, ofrezca una salida digna. De lo contrario, no descartan acciones de confrontación, incluida la huelga.

La medida afectará a todas las áreas de la empresa, explicaron los trabajadores tras reunirse con los representantes de la dirección. El ajuste laboral alcanzará al 20% de la plantilla, el mismo porcentaje que la matriz corporativa decidió reducir hace mes y medio.

Todas las áreas

La compañía no ha concretado los términos de la reducción ni las plantas cerradas, ya que todavía debe afinar el boceto trazado por la dirección y coordinado con la asesoría del bufete de abogados Sagardoy.

Los sindicatos debatirán este martes la situación en la empresa y las políticas a seguir. “Tendremos que analizar las condiciones de los traslados para que la movilidad laboral sea una solución y no un problema para quienes tengan que trasladar familias enteras”, explicó el responsable de grandes empresas de la Federación Agroalimentaria de CCOO, Jorge Tomé.

Tres sedes de atención al cliente

Coca-Cola Iberian Partners ha diseñado una organización comercial con cinco grandes sedes y otros cinco grandes centros distribución. Además, Madrid, Barcelona y Sevilla concentrará el servicio de atención al cliente.

La familia Daurella, que controlaba la embotelladora catalana, cuenta con el 42% de las acciones de la nueva sociedad, seguida de la familia Gómez-Trenor (20%), que fundaron la embotelladora de la zona de Levante. El resto de socios se conformó con el otro 38%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad