La dulce crisis de las cooperativas gallegas

stop

Han crecido a contracorriente, elevando un 13% la facturación y un 7% el empleo

Consello reitor de Agaca, con el presidente José Montes en el centro | Agaca

08 de junio de 2014 (02:23 CET)

Afrontando un permanente reto de modernización y conviviendo, cuando no compitiendo, con la gran industria, las cooperativas gallegas han salido a flote durante la crisis. Eso reflejan las cifras que ha hecho públicas la Asociación Galega de Cooperativas Agrarias (Agaca), que engloba a más de 100 sociedades y supera los 40.000 miembros. Entre ellos, algunos representantes ilustres del mundo empresarial gallego, como Coren o Feiraco.

Los números globales del conjunto de cooperativas agroalimentarias entre 2007 y 2012 han mantenido un crecimiento constante. El empleo se elevó un 7% desde los primeros años de la crisis. Es todavía más destacable el aumento de la facturación, que se mantuvo en una media de 1.500 millones de euros al año. Hasta el ejercicio 2012 se elevó un 13%, alcanzando los 1.900 millones si se computan también las ventas de las empresas en las que participan las cooperativas.

Esta tendencia positiva se ha mantenido durante los últimos años, cuando más arreciaba el temporal, y Agaca estima que en 2013, con cifras todavía provisionales, continuará el crecimiento.

El reto generacional

Desde la agrupación, con representantes en el sector vacuno, vitícola o lácteo, entre otros, han hecho en este periodo numerosos llamamientos a la unidad en defensa del modelo cooperativista. En la Asamblea Xeral celebrada este viernes en Santiago, el presidente de la asociación desde 2013 y de Feiraco, José Montes, volvió a insistir en ese mensaje: “El intercambio de opiniones, la análisis de la situación y las posibilidades de crecimiento deben darnos una visión global en la que la unión hará la fuerza”, proclamó.

Agaca realiza una labor de estudio, formación y mediación a todos los niveles. Jugó un papel muy crítico con la gran industria y las distribuidoras, por ejemplo, durante la huelga de entregas de leche de 2012. Detecta en sus informes un importante reto para el sector en el relevo generacional. La última memoria elaborada por la entidad marcaba un incremento de un 10% de empleados mayores de 55 años y un descenso del 27% en los menores de 25.

Regreso al campo

Precisamente, uno de los valores ligados a la red de cooperativas gallegas es generar riqueza y fijar población en el medio rural, cuya desertización es un factor principal en los desequilibrios económicos de Galicia.

Agaca apunta que uno de los efectos de la crisis fue el regreso de parte de la población a la actividad agroalimentaria y, por tanto, al medio rural. “Son personas que se encuentran desempleadas y que ven el campo una posible vía de ingresos estable”, explica la organización.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad