Planta de Ferroatlántica en el polígono coruñés de Sabón (Arteixo)

La dueña de Ferroatlántica-Sabón multiplica sus pérdidas

Ferroglobe dispara sus números rojos hasta los 43,2 millones de euros en el primer trimestre de 2020, un 72% más que el año anterior

Ferroglobe se hunde en números rojos. La multinacional controlada por el Grupo Villar Mir y que controla las factorías de Ferroatlántica en Sabón y Boo (Cantabria) ha registrado unas pérdidas por valor de 49,1 millones de dólares (43,2 millones de euros) en el primer trimestre del año. Los números rojos son un 72% superiores a los 28,6 millones de dólares que se dejó entre enero y marzo de 2019.

El grupo presidido por Javier López Madrid (yerno de Juan Miguel Villar Mir) ha disparado sus pérdidas tras recortar su cifra de negocio en 136,2 millones de dólares tras poner en marcha un plan de desinversiones que supuso la venta del complejo de Ferroatlántica en Cee-Dumbría, así como de diez minicentrales hidráulicas de los ríos Xallas y Grande al fondo TPG Sixth Street Partners por un importe cercano a los 156 millones de euros.

Deuda y Covid-19

La cuenta de resultados de Ferroglobe se deteriora mientras que el balance mejora por el lado del pasivo. Y es que al descenso de 67 millones de dólares en inventarios se suma la reducción de deuda, que baja de los 481 millones de dólares con los que cerró el ejercicio 2019 a los 443 millones de dólares al término de marzo.

Beatriz García-Cos, directora financiera de Ferroglobe, asegura que los “ajustes operacionales puestos en marcha en 2019 se hicieron en anticipación de una continuada debilidad de la demanda en 2020. Durante el primer trimestre nuestras ventas cayeron un 17% respecto al trimestre anterior, reflejando el impacto de la recesión de la industria. Sin embargo, incluso en este difícil entorno operativo, hemos sido capaces de mejorar nuestra estructura de costes, generar caja de nuestras operaciones y reducir deuda”.

La directiva española, que ha puesto en valor “la exitosa ejecución de iniciativas para reducir costes” advierte que “continúan buscando áreas adicionales para reducir costes (…) con la vista puesta en volver a la rentabilidad”.

Marco Levi, consejero delegado de Ferroglobe asegura sentirse “satisfecho”, además, por la gestión que la compañía ha hecho del coronavirus. “Primero y por encima de todo, tomamos medidas extremas para asegurar la salud y la seguridad de nuestros empleados en todo el mundo y estoy orgulloso de informar que las rápidas decisiones y acciones del del equipo han resultado en lugares de trabajo saludable y nos han permitido operar con una mínima disrupción”.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad