El consejero delegado de Enel, propietaria de Endesa, Francesco Starace. EFE/Sebastian Silva

La dueña de Endesa se hace de oro en plena crisis en As Pontes

La italiana Enel, propietaria de Endesa, obtuvo un beneficio operativo de 17.700 millones de euros en 2019, con un crecimiento superior al 8%

Roma está muy lejos de As Pontes. En todos los sentidos. El grupo italiano Enel, propietario de Endesa, anunció este jueves sus resultados preliminares de 2019, con un beneficio bruto de explotación (ebitda) de 17.700 millones de euros, un 8,6% superior a los 16.300 millones de euros de 2018. El grupo publicará sus resultados consolidados del pasado ejercicio el próximo 19 de marzo y dará entonces su beneficio neto.

De momento, Enel ha detallado que el ebitda ordinario (beneficio antes de intereses,  impuestos, depreciaciones y amortizaciones) fue de 17.900 millones de euros, un 10,5% más en comparación con los 16.200 millones registrados en 2018. Enel controla Endesa, que a su vez es la propietaria de la central térmica de As Pontes a través de la filial Endesa Generación.

El negocio en Sudamérica, clave

Este incremento de los resultados de Enel se debió principalmente al crecimiento en infraestructura y redes en América Latina, atribuible a la contribución de Enel Distribuição São Paulo, así como a la mejora en las condiciones regulatorias y arancelarias en Brasil y en Argentina, país este último en el que se alcanzó un acuerdo entre Edesur y el Gobierno argentino para liquidar una serie de elementos regulatorios pendientes, explica la compañía.

Los ingresos el pasado año fueron de 80.300 millones de euros, un 6,1% más que los 75.700 millones de euros de 2018; y la deuda financiera neta alcanzó los 45.200 millones de euros, un 10% más sobre los 41.100 millones de euros de 2018.

El reto de la descarbonización

A finales de 2019, Enel tenía una plantilla de 68.253 empleados, frente a los 69.272 de finales de 2018. Además, el pasado año generó un total de 229,1 teravatios-hora (twh) de electricidad (250,3 twh en 2018), y distribuyó 504 terawatios hora en sus redes, frente a los 484,4 de 2018.

El consejero delegado de Enel, Francesco Starace, celebró estos resultados en un comunicado, y recordó que, "en línea con el objetivo de descarbonización del grupo", Enel continúa fortaleciendo su "liderazgo global en energías renovables con más de 3 gigavatios (GW) de capacidad construida durante el año en todo el mundo", una cifra que supone un nuevo récord al ya registrado en 2018. Enel se olvida así de As Pontes, sumida en una profunda crisis sin alternativas viables al cierre de la planta, en su día la mayor térmica de España.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad