La división empresarial e inmobiliaria de NCG pierde 500 millones

stop

Reducen los números rojos casi a la quinta parte gracias a las desinversiones y la transmisión de activos a la Sareb

Oficina de Novagalicia Banco, hoy Abanca

03 de mayo de 2014 (01:28 CET)

El negocio inmobiliario e industrial de Novagalicia sigue causando estragos en el balance de resultados de la entidad, pero mucho menos que antes. Durante 2013, en pleno proceso de subasta del banco, cuyo futuro está ahora en manos de Juan Carlos Escotet y la venezolana Banesco, los dos holding de cabecera de NCG siguieron acumulando pérdidas. NCG División Grupo Inmobiliario registraba a 31 de diciembre de 2013 números rojos por valor de 234,2 millones de euros.

Una cifra sensiblemente inferior a los 1.600 millones en pérdidas de hace un año. En la ecuación jugó un proceso fundamental el volumen de activos traspasados a la Sareb, que, en parte, regresaron a la red del banco para su comercialización. Pese al ladrillo limpiado por el banco malo, según consta en el informe de resultados remitido a la CNMV, el holding de Novagalicia cuenta todavía con activos por valor de 841,8 millones.

También cerró el ejercicio con pérdidas significativas la inmobiliaria lusa de NCG, Arboretum Investimentos Inmobiliários. Domiciliada en Oporto, acabó el año con números rojos por valor de 7,3 millones.

División industrial


Tampoco se ha librado de los números rojos la división industrial del grupo a pesar del proceso de desinversión acometido por la entidad por mandato de Bruselas. NCG Corporación Industrial, que aglutina todavía activos por un valor superior a los 1.400 millones de euros, cerró el último ejercicio con pérdidas 263,7 millones.

De nuevo, un notable recorte frente a los números rojos de 836,2 millones que se anotó a cierre de 2012. Entre los dos brazos de Novagalicia que se extienden más allá del negocio financiero, hasta el inmobiliario y el industrial, sumaron 498 millones en pérdidas. La sangría de los dos principales holdings de NCG remite. Y mucho. Se queda en la quinta parte de los 2.400 millones en pérdidas de 2012.

El último EVO Banco


Y esa parece que será la línea que quiere seguir Juan Carlos Escotet cuando finalice el desembarco de Banesco en Novagalicia: la desinversión. Una tarea nada sencilla por el abultado número de participadas del grupo en números rojos.

Es el caso de las bodegas. A pesar de la venta de Agnus Dei a Freixenet, el negocio vitícola arrastra pérdidas desde hace tres años. Vinum Terrae, domiciliada en Pontevedra, con viñedos en Meaño y Valladolid, acumuló más de 2,8 millones en pérdidas. Sogevinus, radicada en Oporto y dedicada a la fabricación y comercialización de vinos, cerró balance con un resultado negativo de 853.000 euros.

También figura en el balance de NCG el resultado de EVO Banco, traspasado al fondo norteamericano Apollo por 60 millones de euros y constituido casi un mes después como sociedad independiente. EVO cerró su último ejercicio al abrigo de Novagalicia con pérdidas de 3,6 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad