La devaluación en Venezuela obliga a las empresas españolas a sincerar sus resultados

stop

Telefónica reconoce un impacto de 2.840 millones de euros y BBVA, con el 55% menos de beneficios, ya da por descontadas nuevas devaluaciones

Sede principal de BBVA en Caracas.

Madrid , 17 de febrero de 2015 (23:36 CET)

La nueva devaluación en Venezuela ha pasado una dura factura a las empresas españolas con operaciones en el país. El esperado ajuste de moneda ha transformado por completo no sólo los resultados de las multinacionales españolas con presencia en Venezuela sino que también han diluido los enormes depósitos que las empresas tienen retenidos en el país y que no pueden cambiar a euros y expatriarlos a España por las restricciones económicas del gobierno de Nicolás Maduro que intentan evitar una fuga de capitales.

La primera que se ha atrevido a sincerar los resultados ha sido Telefónica. El golpe no ha sido menor. Los activos de la compañía en Venezuela se han visto reducidos en 2.840 millones de euros de la noche a la mañana. El impacto fue causado con el anuncio del gobierno venezolano esta semana de aumentar la tasa de cambio con la que operaban la mayoría de empresas (12 bolívares por dólar) hasta los 50 bolívares por dólar.

Futuro gris

En 2013, Venezuela suponía el 6% de los ingresos de Telefónica en el mundo. Con la nueva devaluación, el país, con más de 10 millones de usuarios de teléfonos Movistar, apenas supone el 1% del negocio. Pero lo peor aún podría estar por llegar si el gobierno decide expulsar a las multinacionales del sistema cambiario de 50 bolívares y llevarlos al mercado secundario, donde el dólar cerró el viernes pasado en 174 bolívares. La compañía de César Alierta asegura que la exposición al riesgo del país está en mínimos por el poco peso del mercado y, pese a todo, la Telefónica asegura que mantendrá sus operaciones e inversiones en el país.

Venezuela cuenta con un extraño sistema con cuatro tipos de cambio: el oficial, a 6,30 bolívares por dólar para las industrias de alimentación y salud, el de viajeros y agencias de viaje a 12 bolívares por dólar, el convencional para el resto de empresas a 50 bolívares por dólar y el mercado secundario para el resto y que cerró el viernes pasado el 174 bolívares por dólar. 


BBVA alerta

Los ajustes por hiperinflación han hecho que BBVA, la entidad española que Chávez amenazó con expropiar por teléfono en 2011 con la célebre frase "Dígame cuánto cuesta el banco", han ocasionado una merma en los resultados que han sido en 2014 bastante modestos: 162 millones de euros de beneficio, un 56% menos que el año anterior.

El banco presentó los resultados antes del anuncio de devaluación, pero ya la daba por descontado. En una nota de los resultados financieros de 2014 la entidad ya pronosticaba futuras devaluaciones que lastrarán aún más los beneficios.

Las líneas aéreas aún no están condenadas

En el anuncio de devaluación que afectó a casi todas las empresas y actividades del país, con algunas excepciones como la importación de alimentos y medicinas, no ha llegado, al menos oficialmente, a las dos aerolíneas españolas con presencia en el país: Iberia y Air Europa.

El presidente del Banco Central de Venezuela ha avanzado que las líneas aéreas podrán seguir cambiando a 12 bolívares por dólar, aunque la medida parece haber sido recibida con escepticismo.Iberia estudia provisionar 184 millones de euros retenidos en Venezuela, según El Economista. La compañía, que publicará los próximos días los resultados anuales, no ha querido adelantar el impacto contable de sus operaciones en el país y ya ha comenzado a tomar precauciones. Iberia ha restringido al máximo la venta de pasaje en moneda local para intentar reducir la exposición. Sólo vende en euros.

Air Europa asegura que hasta ahora la línea aérea, que tiene 200 millones de euros retenidos en Venezuela, aún no ha sido afectada por la medida, pero no descarta un próximo impacto.  

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad