Tramo de la AP-9 a su paso por el Puente de Rande / EFE

La cúpula de Autopistas del Atlántico cobra un 30% más en un año

Los tres miembros de la alta dirección de Audasa percibieron un total de 586.000 euros en 2019 y la empresa atribuye el aumento a los "cambios en el equipo"

En Autopistas del Atlántico (Audasa) los peajes y el tráfico van por un lado y el salario y remuneraciones de su equipo directivo, por otro bien distinto. El informe de gobierno corporativo de la concesionaria de la AP-9 correspondiente a 2019 refleja un sustancial aumento de los pagos a su cúpula. Los tres miembros de la alta dirección de la compañía, que no forman parte del consejo de administración y llevan el día a día de la gestión, vieron un incremento en su remuneración conjunta de más del 30% el año pasado.

En concreto, de acuerdo con dicho informe, el director general, José César Canal Fernández; el director de explotación, Constantino Castro Cambos, y el de administración, Jorge Méndez Sánchez, devengaron a su favor un total de 586.000 euros, frente a los 450.000 euros que habían percibido un año antes los tres integrantes de la alta dirección. El crecimiento, por tanto es de un 30,2% en un año.

Cambios en el equipo directivo

"La variación en el importe total de remuneraciones recibidas por los directivos respecto a los datos consignados a 31 de diciembre de 2018 se debe principalmente a los cambios producidos en el equipo directivo derivados de la reorganización interna de la compañía". Esa es la explicación oficial de la compañía que acompaña al informe de gobierno corporativo. Y es que hubo un cambio en la cúpula el año pasado, sin que se alterase el numero total de miembros de la alta dirección, esos tres ejecutivos.

José Cesar Canal, el director general, y Constantino Castro, el de explotación, continuaron en los mismos puestos el año pasado. Los cambios a los que hace referencia Audasa para explicar el incremento de las remuneraciones tienen que ver con la dirección de administración, cargo que el año pasado pasó a ocupar Jorge Méndez en sustitución de María Pillado Mosquera, al frente de dicho departamento durante casi veinte años, entre agosto de 1999 y febrero de 2019.

Una marcha en un momento convulso

María Pillado dejó la compañía en un momento especialmente convulso para Audasa. Y es que la directora de Administración salió de Audasa un mes después de que se hubiera detectado y denunciado en sede judicial una supuesta estafa cometida por la tesorera de la compañía, que estaba bajo sus órdenes en su quehacer diario. Imputada por fraude y blanqueo de capitales, la extesorera de Autopistas del Atlántico llegó a situar en el vértice de la trama a la directora de administración. Lo hizo para defenderse.

El caso se lleva en el Juzgado de Instrucción número ocho de A Coruña. Y la trama denunciada por Audasa consistía en pagos ficticios de franquicias de seguros por siniestros que realizaba la extesorera, presuntamente, a espaldas de sus superiores. El mecanismo sirvió a I.C.M., la extesorera, para desviar fondos de la compañía por un importe que fuentes de la investigación elevan a 1,7 millones de euros. Imputada en la causa junto a su marido, la suboordinada está acusada de un delito continuado de estafa, de especial gravedad por su cuantía, de otro falsedad documental y por blanqueo de capitales.

Según la declaración de la exdirectora de Administración ante el juez, en Audasa "se generaban operaciones de pago de franquicias que no aparecían en la contabilidad; cantidades no muy importantes, por eso no llamaban la atención" y que "en realidad no correspondían a verdaderos siniestros".

Un artículo de X.R.M.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad