Instalaciones de Siderurgia Nacional, filial de Megasa en Portugal

O Seixal cuestiona la licencia ambiental de Megasa

stop

La Câmara Municipal de O Seixal, donde se ubica el complejo siderúrgico de Megasa, asegura que no puede garantizar la calidad del aire en la zona

en A Coruña, 03 de enero de 2018 (01:50 CET)

Dos frentes tiene abiertos Megasa para asegurar el discurrir tranquilo de su actividad en Portugal, plaza clave en las actividades del grupo de la familia Freire, pues allí despliega dos complejos siderúrgicos ubicados en Maia, próxima a Leixoes, y en O Seixal, conectada con el puerto de Setúbal. Es en este último enclave donde la compañía gallega lidia con la presión social de los vecinos de Paio Pires, una localidad a la que llega una gran cantidad de partículas en forma de polvo procedentes de la fábrica SN Seixal, propiedad de Megasa. Allí los Freire cuentan también con una fábrica de mallas especiales y una planta de reciclaje.

A las quejas de los vecinos, organizados en el grupo Os Contaminados y con intención de llevar la problemática ambiental de la localidad a Bruselas, se suma la evaluación de la Câmara Municipal de O Seixal, que ha emprendido sus propias mediciones para valorar el impacto de la actividad de Megasa en la calidad del aire y la salud de los vecinos.

Sin mediciones fiables

El Gobierno local, presidido por el CDU (Partido Comunista + Verdes),coincide con el grupo de Os Contaminados en que no existen mediciones exhaustivas sobre la incidencia ambiental de la SN. “Sin tener estudios, no podemos garantizar, porque no tenemos información suficiente sobre la calidad del aire en esa zona. Los resultados de la campaña de monitorización que la SN Seixal realizó en el ámbito de la licencia ambiental acaba de ser remitido a la Câmara Municipal y está siendo objeto de evaluación. Faltan datos sobre las emisiones de fuentes fijas (…), falta una red efectiva de monitorización de la calidad del aire en el municipio, pues solo existe una estación de medición en la aldea de Paio Pires”, explica la Cámara Municipal do Seixal a este medio.

Son los vecinos de esta aldea quienes escribieron una carta al presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, quienes cuelgan cada día en una página de Facebook las partículas en forma de polvo negro que llegan a casas y vehículos y que recogen con un imán; y quienes plantean ahora apelar a Bruselas para que garantice “que el aire es respirable”, en palabras de Os Contaminados.

La cuestionada licencia ambiental

La Cámara Municipal pide “la instalación de más estaciones de medición”, pero ha decidido hacer las suyas en colaboración con “dos universidades portuguesas”. Esta decisión se tomó en junio, después de que la Agência Portuguesa do Ambiente concediera a Megasa la Licencia Ambiental que renovaba el permiso de la compañía hasta 2024.

Sin embargo, el Gobierno local considera que “con esta licencia no está garantizado el escrupuloso cumplimiento de las normas ambientales, de modo que se eliminen completamente las fuentes de polución, presentes y futuras”, indican desde el área de Medio Ambiente de la Cámara Municipal. Esta fue la posición adoptada por el ejecutivo local el 8 de junio, que propición la puesta en marcha de estudios propios, para los que todavía no hay una fecha de conclusión,. Es decir, los afectados todavía desconocen los resultados de las mediciones de Megasa y el estudio encargado por el Gobierno municipal, que está sin fecha.

Las mediciones en Paio Pires

La compañía tiene a favor que las mediciones tomadas por la estación de Paio Pires, a las que tuvo acceso este medio, muestran una reducción en la emisión de partículas hasta 2016, y que prevé realizar inversiones para mitigar más su impacto.

Pese a todo, el revuelo en la localidad es considerable. De hecho, a finales del año pasado, la asamblea municipal de O Seixal, el órgano deliberativo de la estructura de gobierno municipal en Portugal, creó una comisión de seguimiento para vigilar el impacto ambiental de Megasa.

Desde la Câmara Municipal admiten que ven “la polución atmosférica y sonora causada por el funcionamiento de la SN Seixal con preocupación”, pues “está en juego la salud y calidad de vida de los ciudadanos”.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad