La crisis pone a la venta numerosos hoteles gallegos

stop

Establecimientos de pequeñas dimensiones y casas de turismo rural buscan compradores tras la baja facturación del verano

AC Hotels en A Coruña

24 de septiembre de 2012 (01:20 CET)

La leve recuperación del turismo durante el mes de agosto no ha dejado fondos suficientes en las arcas de los hoteles gallegos para afrontar periodos de menos facturación, como los meses posteriores a la campaña de verano o los tres primeros del nuevo año. La consecuencia más inmediata, según explican en el sector, serán los cierres temporales de los establecimientos y la reducción de personal para minimizar costes.

Sin embargo, un buen número de hoteles han ido un paso más allá y ya se plantean la venta del negocio. “Muchos están en una situación crítica. Durante el verano han intentado flexibilizar la jornada laboral, evitar contratar a más personal y minimizar gastos. Ahora sondean el mercado en busca de compradores”, explica César Ballesteros, vicepresidente de la Confederación de Empresarios de Hostelería de Galicia (Cehosga).

Los más afectados son los pequeños establecimientos, en muchos casos empresas familiares, y las casas de turismo rural, que destinan grandes inversiones al mantenimiento de las instalaciones. Si bien, en Cehosga matizan que “los grandes también pasan apuros. Tenemos el cierre del Hotel Galicia de Vigo, de dos estrellas, por ejemplo. Pero las grandes cadenas tienen más margen de maniobra y realizan sus movimientos de manera discreta para mantener el valor de la marca”, confirma Ballesteros.

Un problema de facturación


En Cehosga calculan que el nivel medio de ocupación durante el verano en los hoteles gallegos estuvo entre el 65 y el 75%. Sin embargo, matizan que a la hora de valorar esta cifra hay que tener en cuenta “que ha aumentado el número de plazas y de establecimientos” y que, estos, “han tenido que abaratar los precios”, por lo que la facturación ha caído. “Aunque podamos mantener el número de viajeros, la clave es que estamos facturando entre el 15 y el 30% menos --expone César Ballesteros--, lo que apunta a una situación grave, ya que arrastrábamos la baja facturación de años anteriores”.

No ayuda al mantenimiento de los establecimientos las características del sector en Galicia, que cuenta con numerosos hoteles de pequeñas dimensiones, alrededor de 20 habitaciones, y una oferta sobredimensionada. Así, en Santiago de Compostela, la ciudad gallega con mayor grado de especialización turística, cerraron el año pasado 30 hoteles durante los meses de enero y febrero, y en el sector esperan que la situación se reproduzca en 2013. “El sector está cambiando a un ritmo trepidante. Necesitamos enfocar la promoción turística para alargar la temporada, la estancia media y aumentar el la facturación si queremos evitar los cierres”, explican en la Asociación de Hostelería de Santiago.

Grandes hoteles

Aunque la mayor parte de los movimientos en busca de posibles compradores han partido de hoteles de pequeñas dimensiones, los grandes establecimientos no han sido inmunes a la caída de la facturación. El caso más reciente ha sido el cierre del histórico hotel Galicia, de dos estrellas y situado en pleno centro de Vigo.

“Una práctica habitual es cerrar plantas enteras para poder reducir gastos en energía y personal, y eso sucede en la mayoría de los hoteles de grandes dimensiones”, indican desde Cehosga.

En cuanto a posibles ventas, confirman que afectan más a los pequeños hoteles que a las grandes cadenas, “aunque hay establecimientos de dos y tres estrellas que han iniciado movimientos en este sentido”. Ya el pasado año, la delicada situación económica del sector provocó que el grupo hotelero Martínez Núñez pusiera a la venta los hoteles de cuatro estrellas que administraba la empresa en Ourense, Lugo y Santiago.

Turismo Rural

Los más afectados son, sin embargo, los establecimientos de turismo rural, donde ya vivieron cierres parciales durante los meses de enero y febrero. “La entrada de este tipo de locales es constante. Su mantenimiento requiere de una fuerte inversión y este gasto no siempre se cubre”, afirman en la Federación de Empresas Inmobiliarias de Galicia.

Solo las casas situadas en el Camino de Santiago o en sus proximidades mantuvieron el tipo durante el verano, con niveles de ocupación por encima del 50%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad