La crisis pasa de largo por los abrigos de visón 'made in Galicia'

stop

Unas 400 familias viven de la explotación de las pieles de estos animales. Aseguran que el mercado internacional les ayuda a capear la crisis

Publicidad de un abrigo de visón

07 de mayo de 2012 (21:32 CET)

A diario se ven pocos abrigos de visón, ya sea por la crisis o por la concienciación que predican los grupos ecologistas. A pesar de eso, los productores gallegos manifiestan que esperan doblar los puestos de trabajo este año y aumentar su facturación. Tiene dos ases en la manga: uno es el nuevo centro de peletizado de Silleda; el otro, el mercado internacional.

Galicia es toda una potencia dentro de España en la producción de pieles de visón. Según los datos de Agavi (Asociación gallega de criadores de Visón), la comunidad produce un volumen de 500.000 pieles anualmente. “Es el primer productor en número de granjas de visón y en número de pieles”, explican. Estiman que en Galicia unas 400 familias viven de la cría de visón.

Planta en Silleda

“Nuestra perspectiva ahora es subir en producción y doblar el número de puestos de trabajo”, dicen los productores. Todo gracias a la reciente creación en Silleda de un centro de peletizado, “uno de los más modernos de Europa”.

Los criadores de visón de Galicia dejan entrever que, si bien la crisis ha sido dura para ellos debido a la bajada de los precios de la piel, han sobrevivido gracias al mercado internacional, donde siguen encontrando una gran demanda.

“Indudablemente la situación actual en España no es buena, ni para las empresas ni para las personas. El sector de la piel también se ha resentido aunque en lo que es la cría del visón contamos con la ventaja del mercado internacional, ese es el que comercializa nuestro producto”, explican. “Eso es lo que nos ha permitido vivir con un poco más de holgura y con menos esfuerzo económico que el sector de la confección”, aseguran.

El caso de Eurozelfitur


Sin embargo, y a pesar de los buenos augurios, la crisis ya ha afectado a granjas de visones en la comunidad. En 2010 la granja coruñesa Eurozelfitur entró en un concurso de acreedores -- del que aún no ha salido --ante la imposibilidad de hacer frente a una deuda que se estimaba en torno al millón de euros. Manifestaron que la dificultad para aplazar el pago de créditos y el descenso del precio de las pieles en el mercado internacional eran factores definitivos.

La empresa destacó también las importantes pérdidas, de cerca de 500.000 euros según sus cálculos, que les ocasionó la actuación de un grupo ecologista, que liberó los visones que iban a ser sacrificados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad