La crisis golpea la división maderera del Grupo Tojeiro

stop

Tres de las cinco empresas forestales y de tableros de la compañía propietaria de Gadis acumulan pérdidas

Parque de almacenamiento de Forestal del Atlántico en Mugardos | Forestal del Atlántico

30 de diciembre de 2012 (22:31 CET)

Ni los grandes se salvan de las pérdidas cuando algunos de sus negocios tocan con todo lo relacionado con el sector del ladrillo, aunque sea indirectamente y como proveedores y auxiliares. Tanto es así, como que, a falta de cerrar el presente ejercicio, tres de las cinco empresas madereras del Grupo Tojeiro acumularon pérdidas en 2011, que en algunos casos se suman a las registradas un año antes, en 2010. La positiva evolución de Forestal del Atlántico, de la que el grupo con sede en Piadela controla directamente un 80%, contrasta con los números rojos de firmas de la órbita de los Tojeiro como Unión de Empresas Madereras (Unemsa), Industrias del Tablero (Intasa) e Impregnaciones Melamínicas, en la que poseen otro 80%. Caleras de Moeche, dedicada a la explotación de madera con sede en Penapurreira (As Pontes) y de menores dimensiones, también logra mantener resultados positivos, aunque modestos.

Sin embargo, según las cuentas presentadas por la compañía, de todas las madereras de los Tojeiro, la que presenta mejores resultados es la más diversificada. Se trata de Forestal del Atlántico, que en 2011 aportó al grupo un beneficio de 5,4 millones de euros, tras acumular una inversiones de 22,8 millones de euros. Esta empresa, por ejemplo, es el vehículo a través del cual los Tojeiro han articulado parte del control del capital de Reganosa, la planta de gas de Mugardos. De hecho, Forestal del Atlántico controla un 16,22% de la regasificadora, mientras que Gadisa tiene otro 20,28%.

Peor Intasa y Unemsa

Forestal del Atlántico es algo más que una maderera, por decirlo de algún modo. Su actividad consiste en todo lo relacionado con el sector de la industria química en general y, en especial, la producción de resinas, pegamentos, colas, pastas adherentes, pinturas, papeles y láminas impregnadas de dichos productos. Gran parte del destino de esta producción está en el sector de la construcción. Las colas y resinas que fabrican se destinan a la industria del tablero. Pero su actividad también comprende la importación, exportación y comercialización de fuelóleos para usos industriales, de ahí que sea precisamente esa diversificación la que le permite tener unas cuentas saneadas.

Impregnaciones Melamínicas Gallegas, por el contrario, registró unas pérdidas en 2011 de 452.000 euros, según las cuentas presentadas al Registro Mercantil, frente a un ligero beneficio de algo más de 20.000 euros un año antes. Más acusada es la evolución negativa de Industrias del Tablero (Intasa), que perdió 5,4 millones en 2011, frente a los números rojos de 2,1 millones de 2010. Su actividad principal es la fabricación y comercialización de tablero de fibra (MDF). Tiene su domicilio social en San Sadurniño. Otra de las filiales del grupo, Unión de Empresas Madereras, de las que la familia Tojeiro controla algo más del 70%, tuvo un resultado negativo de 2,7 millones en 2011. Un año antes, habían sido 2,8 millones de pérdidas. Unemsa, tiene su domicilio en Coristanco, en A Coruña, y su objeto social consiste en la fabricación y comercialización de tablero aglomerado.

Cabecera del grupo

El holding del grupo es Gallega de Distribuidores de Alimentación (Gadisa), de la que cuelgan todas las participadas madereras y otros negocios, como la participación de 10 millones euros en NCG, que ahora se verá reducida a nada, o en el sector eólico, con Andavia Renovables, constituida en su día para concurrir al concurso impulsado por el gobierno bipartito.

Como cabecera, Gadisa tiene como actividad principal la tenencia de participaciones y la prestación de servicios comunes de apoyo a la gestión de las sociedades participadas. Su cifra de negocio es, por tanto, la derivada de los dividendos percibidos por sus filiales, que acusaron un fuerte deterioro en 2011, cuando se situaron en 7,4 millones, frente a los 44,7 millones del ejercicio precedente. En la misma línea, y por tratarse de una sociedad holding, su resultado de explotación registró una evolución casi idéntica y pasó de los 44,1 millones de 2010 a los 7,2 millones el año pasado. El grupo afrontó una reestructuración societaria en 2010, tras el fallecimiento del fundador y patriarca de la familia, Roberto Tojeiro Díaz.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad