El presidente de Argentina, Mauricio Macri, junto al presidente de Copasa, José Luis Suárez

La crisis en Argentina paraliza la obra estrella de Copasa

El Gobierno de Macri suspende temporalmente la financiación de nuevas obras en la autopista encargada a Copasa ante las dificultades financieras

Argentina vuelve a enfrentarse a sus fantasmas del pasado. El país ha entrado en default, solicitado ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI) e impuesto el control de divisas ante su delicada delicada situación económica que sorprende a compañías gallegas con proyectos millonarios como es el caso de Copasa.

La constructora capitaneada por José Luis Suárez se adjudicó el año pasado en una unión temporal de empresas (UTE) junto a las argentinas Eleprint, Helport y Panedile la construcción y explotación durante quince años de dos de las seis nuevas autopistas en el país sudamericano. El contrato está valorado en unos 18.000 millones de dólares y de ellos 2.500 millones (unos 2.300 millones de de euros al cambio actual) están reservados a los dos viales encargados a Copasa, que se encargará de la puesta en marcha de 463 kilómetros de carreteras de alta velocidad.

Sin embargo, la delicada situación de las arcas argentinas, sumada a la fuerte depreciación del peso argentino, que encarece al Gobierno argentino la financiación de este proyecto denominado en dólares, ha obligado a suspender, de manera temporal, la financiación de nuevos tramos de estas obras, que permanecerán paralizadas hasta nuevo aviso. 

A la espera de las elecciones

El proyecto inicialmente estipulaba a que el 75% de las obras para construir estos viales se realizase entre los dos primeros años (2019 y 2020). Sin embargo, estos objetivos difícilmente se cumplirán al encontrarse el grifo de la ifnanciación cortado y a la espera de que el Gobierno que salga de las urnas el próximo 27 de octubre decida qué hacer. 

De esta forma, las obras en el tramo de Copasa sumarían un nuevo retraso, aunque en este caso, por causas ajenas al consorcio en el que participa. La propia oposición exigió explicaciones al Gobierno de Macri después de que las obras del corredor F (entre Santa Fe y Córdoba) no registrasen, según denuncian, "níngún avance",

Diputados del Frente Renovador como del Frente para la Victoria (rebautizado como Frente para Todos en la coalición que capitanea Alberto Fernández, el principal favorito a ganar las próximas elecciones) solicitaron a la Comisión Bicameral Permanente de Seguimiento de Contratos de Participación Público-Privada que cite a funcionarios y que presente informes para conocer los avances y el estado actual de cada uno de los seis viales licitados el año pasado.

El Gobierno de Macri decidió sumarse a estas críticas y avanzó la posibilidad de multar a alguna de las más de diez constructoras que participan en las obras de estos seis viales, aunque, por el momento, todavía no ha acordado ningún tipo de sanción.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad