La crisis del juego pasa factura a los grandes: Comar reduce casi un 30% el capital de su grupo de casinos

stop

La sociedad de Collazo Mato perdió 7,1 millones de euros en 2013 y casi cinco más un año antes

José Collazo y casino de Comar en Gran Vía

A Coruña, 13 de febrero de 2015 (00:00 CET)

Tiempos revueltos en el sector del juego. La caída del gasto anual de las familias en apuestas de azar, los altos tributos de las tragaperras y la competencia de los casinos virtuales radicados en Gibraltar hacen mella en las grandes firmas tradicionales. En Galicia, Comar Inversiones y Dirección de Empresas, una de las sociedades cabecera del grupo de José Collazo Mato, redujo su capital social en algo más de 16 millones de euros.

Comar Inversiones y Dirección de Empresas es una de las principales sociedades del grupo de juego de Collazo Mato, uno de los más punteros del sector en España junto con el coruñés Egasa y el gigante catalán Cirsa.

El capital se reduce un tercio

Según los datos del Registro Mercantil, a principios de febrero efecturó sendas reducciones de capital: una por valor de poco más de 1.000 euros y otra por 16 millones. El capital social de la firma se redujo un 27%, en casi una tercera parte, hasta los 41,8 millones de euros.

El grupo gallego ha rechazado hacer declaraciones a este medio sobre los motivos que han impulsado este movimiento que, normalmente, llevan a cabo muchas empresas para compensar pérdidas.

Pérdidas de ejercicios anteriores

En 2013, último año del que hay datos oficiales depositados en el Registro Mercantil, la sociedad que aglutina los casinos y salones de Comar registró unas pérdidas de 7,1 millones de euros, frente a los números rojos de 4,8 millones del ejercicio anterior.

Según su memoria anual, siete de los ocho casinos con los que contaba entonces (posteriormente abrió una sucursal en la Gran Vía de Madrid) perdieron dinero. Además, la sala de Aranjuez recibió una inyección de seis millones de euros para equilibrar su balance.

La brutal competencia on line

Fuentes cercanas a la empresa destacan el delicado momento que vive el sector del juego presencial, motivado no sólo por la bajada de recaudación sino también por el empuje del on line. Según diversas publicaciones, el negocio de los casinos virtuales radicados en Gibraltar --para abaratar considerablemente sus costes fiscales-- mueve al año más de 113.000 millones de euros.

El pasado año, Cejuego, la patronal del sector, se puso en pie de guerra contra el reglamento regulador de las máquinas de azar on line del Ministerio de Hacienda. En su anteproyecto, el Estado abría la puerta a que se instalasen terminales físicas en establecimientos públicos, algo que según el sector desembocaría en competencia desleal, ya que las máquinas b o tragaperras tradicionales tienen limitaciones de premios, algo que no existe en el on line.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad