La crisis de tráfico se comió el 60% de los beneficios de Audasa

stop

La concesionaria cierra con ganancias de 29,3 millones el ejercicio en el que aumentó, tras siete años de caídas, el número de vehículos que circulan por la AP-9

La ministra de Fomento, Ana Pastor, y el presidente de Audasa, Juan Carlos López Verdejo | EFE

en A Coruña, 30 de abril de 2015 (01:32 CET)

La concesionaria de la AP-9, Audasa, siempre ha ganado dinero a pesar de la brutal caída de tráfico que experimentó durante la crisis. Las subidas en los precios de los peajes han ayudado a capear el descenso en el número de vehículos que circula por la AP-9, que no dista demasiado del que registraba en 2002. A pesar de marcar un bajo nivel de tráfico, el curso pasado tuvo la fuerza simbólica de romper con siete años consecutivos de caídas y elevarse un 0,11%, hasta una intensidad media diaria de 18.330 vehículos, según los datos del grupo propietario, Itínere.

Si es el augurio de tiempos mejores, como así parece, la crisis le habrá costado a Audasa un retroceso de 13 años en tráfico y, a pesar de las ganancias, también un impacto notable en sus beneficios. En 2010, cuando firmó su mejor resultado durante la crisis económica, registró un beneficio neto de 68 millones, con una cifra de negocio que ascendió a 153,8 millones. A cierre de 2014, según los datos comunicados a la CNMV este miércoles, Audasa ganaba casi un 59% menos, 29,3 millones, mientras que sus ingresos se habían desplomado hasta los 127,7 millones.

Ajuste en los gastos

Pero hay datos positivos. Lógicamente, el leve aumento de tráfico derivó también en un leve aumento de la facturación, 1,5 millones más que en 2013. El resultado de explotación creció ligeramente, de los 67,3 millones de 2013 a los 68,1 millones a cierre del pasado ejercicio.

Los 28,5 millones en ganancias inciden en el descenso sostenido que ha mantenido la concesionaria en los últimos años. En 2013 obtuvo en beneficio neto de 29,3 millones y en 2014 de 30,9. Todo ello a pesar de que la empresa ha continuado recortando plantilla y gastos de personal y ha inculcado la moderación en las partidas destinadas a sus directivos. La cuantía a las remuneraciones de los altos cargos descendió hasta los 172.000 euros –174.000 en 2013--, mientras que los gastos de personal cayeron hasta los 9,7 millones –10,1 millones en 2013--.

Se endeuda hasta los 1.000 millones

La deuda, por su parte, cabalga disparada debido a las obras de ampliación de la AP-9 en el Puente de Rande y en Santiago. Para ejecutar los trabajos, Audasa emitió deuda y el valor de esas emisiiones alcanza ya un pasivo de 1.039 millones, frente a los 729 de 2013.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad