La crisis cercenó la mitad de los beneficios de las empresas gallegas

stop

Los ingresos también se redujeron un 15% entre 2007 y 2012, según el informe económico Ardán

28 de junio de 2014 (16:10 CET)

Galicia está en un punto de inflexión o, cuando menos, se pueden recopilar síntomas suficientes para pensar en un viraje desde los años de la depresión económica hacia una leve recuperación. La ligera mejora en la inversión en innovación e I D, el bálsamo de las exportaciones y los primeros síntomas macroeconómicos positivos apuntan al optimismo.

Así lo reconocieron esta semana distintos expertos en la presentación del informe económico Ardán, elaborado por el Consorcio Zona Franca y profesores de la Universidade de Vigo, que retrataron 2012 como uno de los años más duros de la crisis. Si bien los mensajes alentadores abundan, el estudio sirve también para dibujar el impacto de las vacas flacas en las empresas de la comunidad y, en consecuencia, en el empleo.

En los datos comparados de los distintos informes anuales Ardán se puede ver cómo las empresas perdieron entre 2007 y 2012 más de la mitad de sus beneficios, el 57,1%. Es el resultado de comparar las cuentas de las 16.096 empresas durante el periodo 2007-2009, que registraban un resultado medio de 4,2 millones en positivo al inicio de la crisis. Un lustro después, los beneficios se redujeron a 1,8 millones en las 15.311 empresas analizadas en Ardán.

Menos ingresos y menos empleo

En el mismo periodo, los ingresos se redujeron en un 15%, pasando de 75,5 millones en 2007 a 64,1 en el último ejercicio objeto de estudio, el de 2012. La caída más acusada se registra precisamente en este año, pasando de 2,9 millones a 1,8, una reducción superior al 50%.

Por el camino se destruyeron cerca de 47.000 empleos. Las empresas gallegas analizadas tenían contratadas a 341.274 personas en 2007. Cinco años después, esta cifra se había reducido hasta los 293.672 empleados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad