La Corporación Industrial de Abanca reduce capital en 278 millones como parte del proceso de reestructuración

stop

FONDOS PROPIOS

Junta general de accionistas de Abanca en A Coruña

en A Coruña, 31 de agosto de 2015 (23:39 CET)

Hace poco más de un mes, Abanca culminaba la reorganización de su negocio de participadas mediante dos ampliaciones de capital no dinerarias por las que la entidad traspasaba a la Corporación Industrial y Empresarial las sociedades no inmobiliarias, mientras que las inmobiliarias constituirían una división propia. Ahora, la entidad da un paso más con el rediseño de la estructura de fondos propios.

En su edición de este lunes, el Boletín Oficial del Registro Mercantil recoge una reducción de capital de la corporación por importe de 278,5 millones de euros. Desde Abanca señalan que la operación responde al cambio de perfil de la empresa y que no deja de ser un mero apunte contable. Insisten en que los fondos propios -capital más reservas- no sufrirán variación alguna.

Sencillez y eficiencia

La reorganización de la cartera de participadas buscaba lograr una estructura más sencilla y eficiente. En todo el proceso, iniciado en 2012, Abanca ha tenido que asumir pérdidas que pagó con cargo a fondos propios.

Con la nueva estructura, el volumen de la empresa también ha disminuido. Sin embargo, el capital se mantenía estable y las reservas bajas como consecuencia de las pérdidas asumidas en su día. Con este cambio, la corporación evitará tener un perfil de reservas contablemente bajo sin tener que modificar por ello sus fondos propios.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad