La constructora Rivas Boquete invierte más de siete millones en nuevos proyectos

stop

LADRILLO

Obras en Galicia | EFE

A Coruña, 13 de mayo de 2015 (02:51 CET)

Mucho se especula en los últimos tiempos con la reactivación del ladrillo como fuente de trabajo e ingresos. Esta misma semana, la conselleira de Traballo, Beatriz Mato, señaló que el sector de la construcción "volverá a tirar del mercado laboral y productivo" en la comunidad gallega. "Donde más ha descendido el paro, además de en los servicios, es en la construcción", dijo en referencia a los últimos datos de abril.

A pesar de ello, todavía son pocas las empresas del sector que han apostado por la inversión en los últimos tiempos. Una de las excepciones está en el grupo coruñés Rivas Boquete. Según datos del Registro Mercantil, acaba de constituir dos sociedades con un capital social conjunto que supera los 7,3 millones de euros. Se trata de Alquigrela SL y Ventogrela SL, ambas con domicilio en la sede social de la constructora Manuel Rivas Boquete SL.

Dos nuevas sociedades

Con un capital de 2,8 millones, Alquigrela tiene como objeto social la "parcelación, rehabilitación y ejecución de toda clase de obras, además del alquiler de locales industriales y demás inmuebles susceptibles de arrendamiento".

Por su parte, Ventogrela SL, que también fue constituida a finales del pasado abril, cuenta con un capital de 4,5 millones y se dedica a la "tenencia, administración, gestión y control de participaciones que integran el activo de la sociedad, así como el apoyo a la gestión y administración de sociedades participadas".

Una empresa con polémica

El grupo familiar Rivas Boquete saltó a la palestra informativo en 2011, precisamente durante las últimas elecciones municipales, en las que el PP de Carlos Negreira arrebató la Alcaldía coruñesa al PSOE y al BNG. En abril de aquel año, cuando los populares estaban en la oposición, denunciaron que nueve de cada diez contratos municipales de obras se realizaban mediante procedimientos negociados, y que seis de cada diez no tenían publicidad.

Los populares señalaron directamente a dos empresas: Manuel Rivas Boquete y Erfinco. Aseguraban que recibieron el 20% de las obras adjudicadas sin concurso público en los tres años anteriores, lo que les reportó una facturación de 9,7 millones. Además indicaron que aparecieron como invitadas en el 48% de los procedimientos negociados sin publicidad convocados por el concello.

El PP llegó a remitir a la Fiscalía documentación relativa a la adjudicación de obras sin publicidad a Rivas Boquete, Erfinco y Malvecín durante los años en los que Javier Losada (PSOE) fue alcalde. No obstante, en noviembre de ese mismo año, se decretó el archivo de la denuncia, al estimar que no había indicios de delito.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad