La concesionaria del Hotel Finisterre paga 98.000 euros al puerto y cobra más de un millón por el alquiler

stop

Finisterre SA, una sociedad sin empleados, alcanza los 1,3 millones de ingresos por arrendar a Hesperia y Metropolitan el hotel y La Solana, 13 veces más de lo que debe abonar por el canon

Complejo del Hotel Finisterre y La Solana

en A Coruña, 12 de mayo de 2016 (03:13 CET)

La concesión del Hotel Finisterre y el complejo deportivo La Solana es rentable. Al menos para el casero, Finisterre SA, la empresa concesionaria de las intalaciones que, a su vez, las arrienda para su explotación al grupo hotelero Hesperia y a Metropolitan Spain, otra sociedad vinculada al empresario gallego José Antonio Castro Sousa. Por estos arrendamientos obtiene más de un millón de euros en ingresos al año, diez veces más de lo que tiene que pagar a la Autoridad Portuaria en concepto de canon anual, que según reveló el propio Puerto de A Coruña, asciende a 97.766 euros.

En esta renta se fundamentan los beneficios de la empresa que controló Banco Popular, la Fundación Barrié y el ex director general de Inditex, Juan Carlos Rodríguez Cebrián, ahora en manos de Inmobiliaria Río Mero, pilotada por el empresario argentino con raíces gallegas, Gustavo Alejandro López Patto.

El modelo de negocio

Las rentas cobradas a Metropolitan Spain y Hesperia son prácticamente los únicos ingresos de la firma y ascendieron a 1,34 millones en 2014 y a 1,2 millones el año anterior. La variación se debe a que Finisterre SA percibe por el hotel y La Solana una renta fija anual a la que se suma otra variable en función de los ingresos obtenidos en cada ejercicio por los arrendatarios.

Con esta fórmula obtuvo unos beneficios de explotación de 501.000 euros en 2014 y de 800.000 euros el ejercicio anterior, por el menor impacto de los gastos. Estos se componen básicamente de la cuota del seguro y de servicios contratados para el cuidado de las instalaciones, ya que no tiene empleados.

También influyó un mejor resultado financiero. La sociedad percibe intereses de valores en renta fija del Pastor y el Popular –los anteriores titulares de la concesión--, que ascendieron a 37.477 euros en 2014 y a 123.000 euros en 2013. Los beneficios después de impuestos alcanzaron los 377.000 euros y 646.000 euros en los respectivos ejercicios.

Reservas

La reserva de fondos, la hucha acumulada por la concesionaria, ascendía a 1,7 millones antes de computar los resultados del ejercicio 2015, cuyas cuentas aún no se presentaron.

En la anterior etapa, con el Popular y Rodríguez Cebrián al mando, las reservas de la empresa alcanzaron los 15,2 millones y fueron vaciadas ante la entrada de Inmobiliaria Río Mero en 2014.

Hasta 2027

La concesión de Finisterre SA vence en diciembre de 2027 y la empresa tiene derecho de adjudicación preferente de La Solana y el Hotel Finisterre en caso de subasta pública, el mecanismo que baraja la Autoridad Portuaria para desprenderse de los inmuebles y obtener liquidez para afrontar el pago de la deuda contraída para financiar el Puerto Exterior.

El Concello de A Coruña ha ofrecido 1,3 millones para quedarse con La Solana, su valor de tasación. Mientras que el hotel está valorado en casi 5 millones y, previsiblemente, saldrá a subasta. El contrato con Metropolitam para la explotación de La Solana finaliza en marzo de 2024 y el de Hesperia para el Hotel Finisterre en marzo de 2019.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad