La concesionaria de la ITV detectó irregularidades en la estación de Arteixo en enero

stop

Supervisión y Control abrió un expediente disciplinario y despidió a los trabajadores que presuntamente participaban en el fraude

25 de noviembre de 2014 (18:52 CET)

La empresa Supervisión y Control, concesionaria del servicio de inspección técnica de vehículos en Galicia emprendió ya en enero “acciones disciplinarias internas” y presentó denuncia ante las irregularidades que detectó en la estación de ITV de Sabón, en Arteixo.

Como resultado de la investigación abierta, la Guardia Civil, a través de la Agrupación de Tráfico, ha imputado a 20 personas, entre técnicos de las ITV, empresarios y conductores por una supuesta trama que falsificaba los informes de las inspecciones de vehículos.

Verificación de inspecciones

En un comunicado, Supervisión y Control indica que inició acciones disciplinarias en el caso de los trabajadores que, presuntamente, cometieron las irregularidades, procediendo también a su despido, además de informar al comité de empresa. También se puso en contacto con los propietarios de los vehículos afectados “para verificar la inspección”.

Por otra parte, indica que "la detección de estas irregularidades en el marco de un proceso rutinario pone de manifiesto la eficacia de los sistemas de seguimiento y control", señala en relación a las inspecciones que realiza cada año en sus 23 estaciones fijas y 10 móviles.

A partir de la denuncia interpuesta en el pasado abril los agentes del Grupo de Información de la Agrupación de Tráfico (GIAT) iniciaron una investigación que ha sido denominada Operación Segunda.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad