La concesionaria de la Fábrica de Armas cierra 2015 en pérdidas y con menos de 28.000 euros en ventas

stop

Hércules de Armamento acumuló números rojos por valor de 519.000 euros y presenta deudas a corto plazo que rozaban el millón de euros a cierre de ejercicio

Protesta de los trabajadores de la Fábrica de Armas en A Coruña

en A Coruña, 11 de agosto de 2016 (22:45 CET)

La concesionaria de la Fábrica de Armas de A Coruña cerró su primer curso completo de actividad con números rojos y sin apenas ventas.

La cifra de negocio declarada por Hércules de Armamento en el balance anual presentado en el Registro Mercantil ascendió a 27.888 euros en un año tan convulso como anómalo, pues la compañía que pilota Ramón Mejuto esperaba producir a pleno rendimiento antes del verano y acabó enredada en numerosos problemas, desde la salida de uno de los socios hasta el cambio de empresa de seguridad.

Los gastos de personal, 1,4 millones, y los de explotación, 886.000 euros, hicieron imposible evitar las pérdidas, a pesar de que la concesionaria anotó 1,9 millones en trabajos realizados por la empresa para su activo, que ayudaron a mitigar los números rojos, situándose finalmente en los 519.000 euros, derivados de un resultado de explotación negativo de 631.000 euros.

Deudas

Los impagos acuciaron a Hércules de Armamento en el presente ejercicio, al no poder atender las nóminas de los empleados o el canon de Defensa, o bien, abonarlos con retraso. A 31 de diciembre de 2015 llegó con una deuda a corto plazo de 988.911 euros, de los que 700.000 correspondían a entidades bancarias.

La concesionaria declara activos por valor de 3,2 millones, el doble que a cierre de 2014. La empresa ya ejecutó en 2015 una operación acordeón para cubrir pérdidas por valor de 343.000 euros correspondientes al ejercicio 2014. La ampliación de capital ascendió a los 610.000 euros, aunque no resolvió las incertidumbres sobre la evolución del negocio.

Ramón Mejuto persiguió durante tiempo la entrada de un nuevo socio inversor al proyecto que diese oxígeno ante las dificultades contables y facilitase cumplir el plan de negocio que se comprometió a desarrollar en el concurso del Ministerio de Defensa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad