La compra de Marineda City vació la caja de Merlin

stop

La sociedad de inversión se gasta en 28 días 1.000 millones de euros en dos operaciones, reduciendo sus fondos propios hasta los 250 millones

02 de agosto de 2014 (03:25 CET)

La sociedad cotizada de inversión Merlin Propierties echó el resto con Marineda City, o casi. En 28 días se gastó 1.000 millones en dos operaciones para rellenar su cartera de activos y que, a la postre, constituyen sus dos grandes apuestas para ganar dinero en el futuro. Al centro comercial coruñés, adquirido por 260 millones, hay que sumar la compra de 880 locales de sucursales bancarias alquilados íntegramente al BBVA que configuraban la cartera de Tree Inversiones Inmobiliarias y de Bosque Portfolio Management. La compra se cerró el 3 de julio y Merlin desembolsó algo más de 739 millones.



La socimi que capitanea Ismael Clemente tiene como premisa comprar rápido, comprar bien y comenzar a gestionar cuanto antes. Para apoyar esta idea solo hace falta echar cuentas. En el primer balance presentado por Merlin en la CNMV, correspondiente al primer semestre de este año, la sociedad presentaba unos fondos propios de 1.221 millones a cierre de junio de 2014. La totalidad procedían de una Oferta Pública de Venta (OPV) de acciones lanzada a finales de junio con la que obtuvo 1.250 millones. Restadas las dos operaciones, la caja de Merlin se queda en los 250 millones, quizá para otra gran apuesta, quizá para diversificar la inversión.

Por el momento, la cotizada poco aclara de sus planes futuros par Marineda City. Merlin guardará un sepulcral silencio al menos hasta septiembre, aunque lo cierto es que se esperan pocos cambios en el centro comercial coruñés.

Las desinversiones de Jove


El proceso inverso al de Merlin lo está viviendo Manuel Jove, que a golpe de desinversión ha sido capaz de reducir la deuda de Inveravante con entidades financieras, que ascendía a 1.308 millones, a solo 147 en un año. Lo ha logrado, fundamentalmente, a través de dos operaciones: la venta de la petrolera colombiana Vetra , de la que poseía un 75% y por la que se llevó algo más de 300 millones de euros; y la venta de su participación en el BBVA, entidad de la que llegó a ser el principal inversor privado.

Más allá de esas dos operaciones, en los dos últimos años Inveravante se ha desprendido de Blusens Technology, en la que había invertido cerca de 16 millones, de la petrolera Vetra México, vendiendo su participación a Cobra --la filial de ACS—y ahora, de Marineda City, el macro complejo que levantó junto a José Souto y José Collazo, y que llevaba en venta desde casi el mismo día que abrió sus puertas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad