La CNMV tumba las cuentas de Pescanova y supervisará la auditoría externa

stop

Comunica que “monitorizará” los trabajos 'forenses' encargados a KPMG

Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV / EFE

16 de abril de 2013 (21:17 CET)

Un día después de que Pescanova remitiese a la CNMV la documentación relativa a las cuentas del último semestre de 2012, el regulador bursátil ha hablado para, de nuevo, indicar que lo enviado “no se ajusta” a lo requerido. Después de varios intentos fallidos de conseguir la información demandada el organismo que preside Elvira Rodríguez ha decidido coger el toro por los cuernos y “monitorizar” los trabajos de la auditoría forense contrata por la compañía.

Según una comunicación hecha pública por la CNMV minutos antes de las 21:00 horas, el organismo indica que “en virtud de las facultades que le atribuye la Ley del Mercado de Valores, monitorizará los trabajos de la auditoría forense contratada por la compañía con el objetivo de conocer de forma continua los resultados de las comprobaciones en relación con la situación patrimonial de la empresa”.

Cuentas sin firmas

Más allá de esto, Pescanova ha vuelto a incumplir las directrices del regulador, que le dió cinco días hábiles la pasada semana para volver a enviar las cuentas de 2012, con la correspondiente firma de los miembros del consejo de administración de la compañía. Efectivamente, la pesquera remitió ayer lunes (día en el que vencía el plazo) una respuesta al requerimiento de la CNMV pero, en cualquier caso, las cuentas no llevaban la firma de todos los miembros del consejo.

Los denominados consejeros rebeldes, entre los que se encuentran los representantes de Damm y Luxempart --que estudían querellas contra Fernández de Sousa-- ya habían informado de que no habían recibido documentación alguna por parte del grupo gallego, que tampoco convocó consejo de administración.

Sanción

En su anterior requerimiento, la CNMV ya había avisado de que si el requerimiento no era respondido, la compañía pesquera se enfrentaba a una posible sanción, que comenzaría con la apertura de un expediente. Este se uniría a la investigación que ya está en marcha por un posible "abuso de mercado".

A ese respecto, la Comisión del Mercado de Valores ha indicado que “los procedimientos sancionadores que pudieran derivarse de los hechos anteriores o cualquiera otros relacionados con la situación de la compañía Pescanova seguirán su curso de conformidad con la normativa de aplicación”.

KPMG

Precisamente este lunes, Pescanova indicó mediante un comunicado que aceptaba que la auditora KPMG llevase a cabo las tareas de una auditoría forense después de revocar a BDO, la empresa que auditó sus cuentas durante más de un década. Las auditorías forenses son empleadas para detectar, entre otras cuestiones, fraudes o irregularidades dentro de una compañía.

La decisión de contratar una auditora forense fue demandada en el último consejo de administración por los consejeros díscolos, que rechazaban en estos momentos la revocación de BDO por lo avanzado de todo el proceso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad