La CNMV se lava las manos en el ‘caso Pescanova’

stop

Elvira Rodríguez afirma que la supervisión preventiva no hubiera detectado el agujero de la pesquera y echa la culpa al auditor

Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV / EFE

17 de diciembre de 2013 (18:44 CET)

Ningún reproche para la Comisión Nacional del Mercado de Valores en la profunda crisis de la segunda empresa gallega, Pescanova. Esa es la postura de la presidenta del regulador, Elvira Rodríguez, que ha afirmado este martes que una supervisión preventiva por parte del organismo que dirige no habría evitado el 'caso Pescanova'.

Rodríguez ha explicado que las tareas de control que ejerce la CNMV no podían haber detectado el inmenso agujero de la pesquera debido a que el error, “quizá”, estuvo en los procesos de auditoría, es decir, en la evaluación de los auditores de las cuentas.

La culpa, del auditor

Durante su participación en el foro ABC Deloitte, Rodríguez ha señalado que la obligación que tiene la CNMV con las empresas que cotizan es velar por que la información que llega al mercado sea correcta y no se manipulen los movimientos que en él se dan.

En el caso de Pescanova, considera que los problemas surgieron cuando la empresa, que presentó un balance y cuenta de resultados "estable" y un informe de auditoría limpio, acudió a un preconcurso de acreedores.

"Por mucha supervisión preventiva que hubiéramos hecho no habríamos podido hacer nada. No tenemos entre nuestras competencias la supervisión de las empresas de auditoría. No sé si en este caso han fallado los procedimientos de auditoría para no detectar cuáles son los problemas", sentenció.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad