La CNMV da de baja como accionista de Pescanova a una sociedad de la familia De Sousa domiciliada en Madeira

stop

El supervisor bursátil hace lo mismo con el banco de inversión irlandés que figuraba todavía en el resgistro de grandes accionistas

05 de junio de 2013 (13:43 CET)

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha acordado dar de baja en Pescanova las participaciones de dos sociedades, una portuguesa y otra islandesa, que sumaban un total del 10,05% de la compañía. El supervisor ha tomado esta decisión, a la vista de la “existencia de irregularidades”, por lo que ambas firmas dejan de ser accionistas de la gallega.

El organismo que preside Elvira Rodríguez ha tomado esta determinación dado que el 5% que declaraba el banco de inversión FBA-The Icelandic Investment Bank y el 5,05% de Alqueire-Comercio Internacional no se corresponden con sus titularidades accionariales reales en la multinacional pesquera.

Domiciliada en Madeira

Alqueire-Comercio Internacional es una sociedad domiciliada en la isla portuguesa de Madeira, considerada una plaza de tributación blanda dentro de la Unión Europea. Hasta ahora, la sociedad se mantenía oficialmente entre los ocho accionistas significativos de Pescanova en los registros del regulador bursátil.

La firma domiciliada en Madeira, una plaza que han empleado los Fernández de Sousa en tiempos para ejercer su control sobre el capital del grupo, no notificó baja en ningún momento, al contrario que otros accionistas significativos que sí lo hicieron en su momento como NCG Corporación o el fondo británico Governance For Owners.

Participaciones valoradas en cinco millones


La sociedad islandesa era titular el 19 de mayo de 2000 de un paquete de 500.000 acciones de la firma gallega, mientras que la portuguesa poseía, con fecha 28 de junio de 1994, un total de 325.123 títulos, según consta en los registros de la CNMV a los que tuvo acceso Europa Press.

Ambos participaciones estarían valoradas en 4,87 millones de euros en función del último precio marcado antes de la suspensión, que era de 5,91 euros por acción.

Datos desfasados

En concreto, la CNMV recibió el pasado 15 de abril un escrito remitido por César Mata, en calidad de secretario del consejo de administración de Pescanova, en el que advertía de la existencia de incorrecciones en el Registro de Participaciones Significativas del organismo supervisor.

Los datos sobre ambas sociedades, señala el escrito de la firma gallega, estaban desfasados, ya que según figura en el fichero X-25 expedido por Iberclear, con objeto de la junta general de accionistas de Pescanova celebrada el 13 de abril de 2012, ambas empresas no son accionistas de la firma gallega.

Sin noticias de las sociedades


Tras la información facilitada por Pescanova, la CNMV remitió sendos escritos, con fecha 19 de abril y 7 de mayo de este año, a cada una de las sociedades para que en el plazo de 10 y cinco días, respectivamente, regularizaran su situación o pusieran de manifiesto su disconformidad con las inexactitudes apreciadas.

Una vez finalizado el plazo de alegaciones sin haber recibido comunicación alguna, la CNMV ha decidido dar de baja, con fecha de ayer, a ambas sociedades, sin que esta situación signifique una alteración de su posición jurídica.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad