Fernando Fernández Tapias controla a través de Tanur Activos más del 10% del capital de Navigasa

La cara y la cruz de los negocios de Fernández Tapias en Galicia

Mientras Naviera Fernández Tapias incurre en pérdidas millonarias, Navigasa, grupo naval del que es socio, multiplica por cuatro sus ganancias

Al empresario vigués Fernando Fernández Tapias le ha costado siempre ser profeta en su tierra. Vicepresidente del Real Madrid y consejero en tiempos de Unión Fenosa, sus negocios en tierras gallegas acumulan resultados desiguales. En el ámbito de las navieras, la cara y la cruz la representan Naviera Fernández Tapias Galicia y Navigasa, compañía dirigida por Darío Amor y de la que es socio. Mientras que la primera (cuyo domicilio social trasladó de A Coruña a Madrid) incurre en pérdidas millonarias, la segunda acabó el año pasado multiplicando por cuatro sus beneficios. 

Problemas con los socios zaragozanos

A finales de 2018, Naviera F Tapias Galicia volvió a los números rojos, y lo hizo de forma abultada. Según la documentación remitida al Registro Mercantil, la naviera del conocido empresario gallego cerró el ejercicio con unas pérdidas de 2,5 millones de euros frente a los beneficios de 3 millones obtenidos un año antes. Su cifra de negocio también se resintió de forma  notable: de 10,6 a 1,5 millones de euros. En sus cuentas anuales, esta filial naviera del grupo inversor de Fefé indica que la reducción en la facturación se debe a que la explotación de buques fue realizada únicamente por los de la sociedades mexicanas en las que participa (Fernández Tapias también cuenta con filiales aztecas dedicadas al negocio naval). En cuanto a las pérdidas, asegura que se deben a que no pudo recuperar la fianza que había depositado para llevar a cabo un proyecto “en un país con riesgo político creciente”.

La Naviera F Tapias Galicia fue siempre pilotada por el histórico empresario. Sin embargo, en 2014, dio entrada en su capital al holding familiar con base en zaragoza Tasal.  Su socio en otra firma, Naviera F Tapias Tasal V, que, como esta misma semana adelantó El Confidencial, acaba de solicitar el preconcurso de acreedores debido a la ejecución de un préstamo de 10 millones de euros por parte de su socio en la empresa, Miguel Salinas (imputado recientemente en la trama Gürtel) y a la desaparición de 4 millones de euros de caja que, en principio, tenían como destino hacer negocio con la petrolera estatal venezolana PDVA. Según los datos del Registro Mercantil, en diciembre del pasado año Tasal SL cesó de sus cargos en el consejo de administración de Naviera F Tapias Galicia.

El futuro, en México

A pesar de las sombras, Fernández Tapias espera remontar el vuelo, por lo menos en lo que atañe a la naviera F Tapias Galicia. Para ello, pone la vista en México. A cierre del pasado ejercicio, la intención del naviero gallego era de la de suscribir íntegramente con esta sociedad una emisión de obligaciones convertibles en acciones por importe de 20,5 millones de la filial F Tapias México II, desde la que desarrolla su negocio en el país azteca. Lo hace, asegura, “debido a las buenas perspectivas en el mercado del Golfo de México”. Con esta operación, indica, reforzará los recursos de la compañía mexicana, a la vez que incrementará los resultados de la naviera española.

Navigasa, al alza

La otra cara de la moneda en el negocio naviero de Fernández Tapias la representa Navigasa, firma con sede en A Coruña y que está dirigida por Darío Amor. La naviera cerró el año 2018 con un beneficio de 1,8 millones de euros, frente a los 458.626 euros ganados en 2017 (casi cuatro veces más). Y eso, a pesar de la bajada en la cifra de negocio, que pasó de 7,7 millones a poco más de 7 millones de euros. La compañía indica en sus cuentas que durante el pasado ejercicio recibió unos ingresos excepcionales por la indemnización recibida por parte del seguro que compensaba el valor del buque Betanzos, que en abril de 2018 embarrancó frente a las costas de Lisboa.

En la actualidad, la flota de Navigasa está conformada por los buques Finita R, Manuel E, Mandeo y Herbeira, que se echó a la mar este año, como sustituto del malogrado Betanzos.

 

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad