La Caixa se compromete a solucionar las polémicas preferentes

stop

Fainé moviliza a la red de oficinas para que sigan hablando con los clientes que se sientan perjudicados. En la presentación de resultados del primer trimestre, Nin remarca la fortaleza del banco catalán que “se puede permitir” liquidar la reforma financiera en tres meses

El consejero delegado de Caixabank, Juan María Nin, y el presidente de la entidad, Isidro Fainé

19 de abril de 2012 (11:08 CET)

El presidente de La Caixa, Isidro Fainé, ha garantizado que hablarán con todos los clientes en problemas y que solucionarán las derivadas de las polémicas preferentes. “A veces, cambian el marco (legal) y generan dificultades, pero lo superaremos como siempre ha hecho la caja a lo largo de su historia”.

Mensaje de tranquilidad destinado a los ahorradores en los primeros minutos de la presentación de resultados del primer trimestre del banco catalán, pero referencias también a las críticas que acusan a la institución de haber perdido su esencia. “Si no maximizamos la acción, no hay obra social posible”, recuerda.

Caixabank es para Fainé un instrumento. “No ha cambiado nada, nos hemos puesto el vestido adecuado para enfrentarnos al escenario bancario del actual siglo”. Y esta herramienta ha realizado un esfuerzo hasta marzo para cumplir con las nuevas normas, impuestas por el Ministerio de Economía de Luis de Guindos, por sorpresa en enero.

El banco de La Caixa ha resuelto la reforma financiera de golpe y ha reservado en un solo trimestre contra la cuenta de resultados el capital extraordinario exigido por la reforma financiera. “Nos hemos liado la manta a la cabeza”, ha dicho el consejero delegado, Juan Maria Nin. “Lo hemos hecho porque podemos”. Y el esfuerzo no ha sido menor: 2.436 millones que han disminuido el beneficio hasta los 48 millones de euros (-84%). “Ahora seguiremos con nuestro negocio”, ha explicado la mano derecha de Fainé, adoptando una actitud típica del mundo empresarial sajón.

Descontado este factor, “ha sido un trimestre espectacular”, en opinión de Nin. Y para justificar su impresión, el consejero delegado ha echado mano de algunas cifras. Las magnitudes claves para un banco mejoran o no empeoran tanto como para el resto del sector. El margen de intereses sube un 10% hasta los 883 millones de euros. El nivel de morosidad sube por los créditos a promotores del 4,9% al 5,25%. La concesión de préstamos a particulares, crece.

El trimestre ha estado marcado por la absorción de Banca Cívica. El objetivo del plan estratégico de la institución financiera es llegar al 15% en los principales productos de la banca minorista. “Con esta operación, incorporaremos tres millones de clientes, que serían muy difíciles de ganar en tan poco plazo”. Orgánicamente, Caixabank ha logrado más de 200.000 clientes hasta marzo.

Bendito BCE


“Liquidez y solvencia” es el binomio que obsesiona a los ejecutivos de La Caixa. En tres meses, la disponibilidad de Caixabank ha subido en 9.400 millones de euros hasta prácticamente los 30.000 millones gracias al propio balance, pero también a la póliza que la entidad dispone “a la vista” –con disponibilidad en 24 horas-- en el Banco Central Europeo de 11.860 millones.

La decisión de la entidad con sede en Frankfurt de normalizar el flujo del dinero ha sido una “bendición y una decisión inteligente”. Es una alternativa a la “insensatez de los mercados”. “El país donde mejor está llegando el dinero del BCE a todos los ciudadanos es España”, opina La Caixa. En lo relativo a la solvencia, ésta se cifra en el 12,4%. La más elevada entre las entidades sistémicas españolas.

La expropiación de YPF


Por último, breve referencia de Fainé a la expropiación de YPF. “De Repsol, hablo en Repsol”. Aún así el presidente del máximo accionista de la petrolera, asegura que no habrá provisiones por la expropiación de YPF, “sería darle la razón a Kirchner y yo aún creo en el derecho”, ha dicho Fainé. “Un partido no se acaba cuando marcan un gol”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad