La caída del mercado francés pone en peligro el futuro de la pizarra

stop

El sector pierde 8 millones de euros de facturación en el último año

27 de julio de 2012 (20:41 CET)

Galicia es uno de los principales exportadores de pizarra en el mundo pero, de seguir así las cosas, el sector tendrá que afrontar un nuevo periodo de despidos similar al que se vivió en el 2010, que acabó con la destrucción de 800 empleos.

Según informan desde la Asociación Galega de Pizarristas, los últimos datos, de mayo de 2012, indican que la facturación ha descendido en 8 millones de euros, de los 118 millones del año anterior a los 110 actuales.

La bajada es fruto del descenso en las exportaciones a Francia, uno de los principales mercados para el sector y donde facturan un 19,1% menos que hace un año. “El mercado español es casi inexistente --confirma Severino González, gerente de la Asociación de Pizarristas--, si continúan bajando las exportaciones no se puede descartar que baje el empleo en el sector”.

Las principales explotaciones de Galicia se sitúan en la comarca de Valdeorras y en Quiroga (Lugo), trabajan más de 60 empresas y dan empleo a cerca de 3.400 trabajadores. Las empresas ourensanas exportan el 85% de su producción.

Repunte en 2011


La pizarra gallega ya vivió su propia crisis en el año 2010 que acabó con 800 empleos en el sector. La competencia de China y Brasil, con costes de explotación más reducidos, provocó un descenso en la capacidad exportadora de las empresas gallegas, lo que se sumó al parón de la construcción en España.

En 2011 se dio la vuelta a las cifras gracias al mercado francés, británico y alemán. Los datos a final de año cuadraron. La facturación ascendió a 92.791.510 euros, con una subida del 12,5% con respecto a 2010, y con 158.525 toneladas exportadas.

Ahora los fantasmas reaparecen convocados por la crisis económica y por la caída de la construcción en Francia. El país francés importó 231.766 toneladas el pasado año, por un valor de 128.365.000 euros.

Más económica

Uno de los valores que defienden desde la Asociación Galega de Pizarristas es la calidad del producto que, según indican, es más barato a largo plazo aunque su precio de coste sea mayor. Con este mensaje se han lanzado campañas en el Reino Unido y en Francia para potenciar la exportación a los dos principales compradores de las empresas gallegas.

Sin embargo, en los últimos años, los productores brasileños y chinos han acaparado una parte del mercado, sobre todo, en la rama de la ornamentación y pavimentación. En España ha sucedido algo parecido. La crisis ha facilitado que productos más baratos aumenten su franja de mercado, según explican en el sector, a lo que se ha sumado la caída de la construcción.

Así las cosas, en la Asociación Galega no se atreven a garantizar la continuidad del número de empleos ya que, “de prolongarse los números negativos” las empresas podrían comenzar a reducir plantilla en los próximos meses.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad